web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
El hombre que fue mutilado del dedo índice de la mano derecha, presentaba tatuajes diversos en todo el cuerpo.

Plagiado y amputado de un dedo

El hombre fue levantado afuera de un Oxxo y estuvo cautivo durante 4 días; no presentó denuncia y de inmediato abandonó el estado.

Amputado de un dedo de la mano y maniatado fue abandonado un hombre a las afueras de la ciudad de Villahermosa, luego de cuatro días de cautiverio, al ser levanta­do por un grupo de hombres ar­mados la semana pasada en las cercanías del periférico de la ciu­dad de Villahermosa.

Elementos de la policía estatal preventiva, brindaron los prime­ros auxilios a quien dijo llamarse Samuel Cruz Cobos de 28 años de edad, quien dijo ser originario de Ciudad Victoria, Tamaulipas, pe­ro que actualmente radicaba en la ranchería Miguel Hidalgo del municipio del Centro, lesiona­do que fue trasladado al hospi­tal Gustavo A. Rovirosa para ser atendidos del traumatismo.

De acuerdo a la versión que narró ante los uniformados, se­ñala que el pasado jueves por la noche fue interceptado por un grupo de hombres armados cuan­do se encontraba a las afueras de un Oxxo en la prolongación de la avenida México, perdiendo el co­nocimiento y despertando con las manos atadas.

Fue el pasado lunes cerca de la medianoche, cuando empleados de la gasolinera localizada entre los puentes Tabscoob, dieron avi­so al número de emergencias 911, de la presencia de una persona con las manos atadas, sin camisa y que sangraba de una de las ex­tremidades.

 

APARECE MANIATADO

La víctima fue ayudada por los empleados de la estación de ser­vicio y liberado de sus amarras, al mismo tiempo que paramédicos se trasladaron al escenario pa­ra brindar la atención pertinen­te, pues Cruz Cobos presentaba amputación del dedo índice de la mano derecha, además de múlti­ples contusiones en brazos, pier­nas y el dorso.

Debido a la seriedad de la le­sión, el paciente fue llevado al no­socomio más cercano, al mismo tiempo que respondía a la poli­cía estatal preventiva que no in­terpondría denuncia por el plagio del que fue objeto y de la amputa­ción que sufrió, pues su prioridad era abandonar el estado lo más pronto posible.