web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Tomás Mejía delante de sus «Cargadores de plátano», en la «Trinchera del Arte».

Like

Pinceles para el encierro

Tomás Mejía reinaugura sin corte de listón ni brindis su exposición cancelada por el COVID.

Los primeros casos de COVID que entraron por el Aeropuerto Internacional Carlos Rovirosa Pérez llevaron al pintor Tomás Mejía a suspender la exposición que montaría en la sala de llegada. Ahora, en espera de que la entidad alcance el semáforo verde para reiniciar actividades, el muralista tiene una nueva fecha: 15 de julio; aunque bajo una nueva normalidad: No habrá corte de listón ni brindis.

La muestra, que abarca dos colecciones —su «Tabasco contemporáneo» y sus «Voces de la tierra»— podría ser vista en la sala de arribo por dos mil a dos mil quinientos viajeros diariamente, lo que constituye una exhibición «a nivel masivo».  Además, «la obra presenta la flora y fauna del estado, lo que es una oportunidad para promocionar el estado», agrega entusiasmado.

Mejía cerró también su taller, «La trinchera del arte», pero aprovechó el tiempo para seguir pintando como habitualmente lo hace, dedicándole más de diez horas diarias.

«Me quedé instalado en mi casa —cuenta—, produciendo y desarrollando un proyecto llamado Voces de la tierra, que justamente es un grito de la naturaleza para buscar su rescate: si logramos salvarla, si salvamos la flora y la fauna, nos salvamos a nosotros».

El resultado de casi tres meses de «cuarentena» es una escultura, un retrato y una obra de gran tamaño, «Cargadores de plátano», donde resalta el verde «color de las iguanas», en un conjunto de personajes que labran la tierra y cosechan su fruto: la actitud contrastante de cada uno frente a su trabajo es cómo se plantan en la tierra, de ahí que sus pies parezcan desproporcionados».

Mejía considera que «ahora que se detuvo el mundo», fue posible que la gente «analizara lo que somos, de asumir cierta responsabilidad para cuidar la naturaleza y no destruirla, de considerar también que lo contrario nuestra actitud puede conducirnos a la extinción».

Advertisement. Scroll to continue reading.

El nativo de Astapa, Jalapa, Tabasco, cree que todos de una u otra manera hemos sido tocados por la pandemia. «Los que han vivido la muerte de un ser querido, desde luego que han sido transformados. Mi dolor está con ellos. Los libros sagrados ya hablaban de este momento, y viene cosas más graves. La humanidad tiene que cambiar y tenemos que empezar con los niños. A través del arte, yo voy a sembrar esa semilla del respeto a la tierra, pero con conciencia, no nada más con eslóganes, sino algo más profundo. Porque increíblemente, en un instante, la tierra puede defenderse; todavía no salimos de esta, aunque la vacuna pronto llegará, esto nos hace pensar que debemos cuidarnos permanentemente.

Te puede interesar