Conecta con nosotros
199 vistas -

Tabasco

Pierden oportunidad por cacaotales envejecidos

Investigadores afirman que si se apostara a las nuevas variedades mejoradas, revolucionaría México la industria.

Publicada

en

HUIMANGUILLO. Tardaron casi 30 años, pero lo lograron. A la fecha, se tienen ya disponibles en Tabasco ocho nuevas variedades de cacao registradas, todas resistentes a la moniliasis, de aroma y sabor exquisito, una gran calidad, y que ya se han empezado a apreciar en la industria chocolatera nacional.

Investigadores del INIFAP, campus Tabasco, desarrollaron genotipos híbridos a partir de cruzas de granos de distintos países y mediante técnicas de injerto y clonación han comprobado en el campo, que las variedades alcanzan rendimientos de más de una tonelada de cacao seco por hectárea, casi el triple del promedio nacional actual.

En catas a nivel nacional y en Nueva York, especialistas han identificado que estos granos son de baja astringencia o acidez, y su textura, sabor, aroma y color los hacen muy competitivos a nivel nacional e internacional.

Los investigadores creen que si se apostara al desarrollo del cultivo y a la siembra de las nuevas variedades genéticamente mejoradas, México podría reposicionarse como país productor en el mundo y revolucionar su industria del chocolate.

Actualmente México arrastra un déficit de producción. El consumo anual es de casi 130 mil 500 toneladas de cacao, pero solo se producen 25 mil. La gran industria importa granos principalmente de África y Sudamérica.

GRAN OPORTUNIDAD

Con 30 mil hectáreas sembradas del cultivo, Tabasco podría convertirse en un gran proveedor de la materia prima y podría empujar su industrialización. El problema es que, de la superficie con que se cuenta, apenas 3 mil hectáreas tienen variedades competitivas, las demás están llenas de árboles viejos, de 100 y más de 120 años, que ya no rinden.

Los productores también han envejecido, se ha juntado el desánimo por la baja productividad, abaratamiento del grano, y la falta de programas de gobierno para la renovación de plantaciones.

Alfonso Azpeitia, quien acumula 30 años en investigación y el desarrollo de los nuevos genotipos de cacao tabasqueños, dice que pensar en una renovación masiva de la superficie requeriría una inversión multimillonaria.

Para Carolina Hernández, directora del INIFAP Tabasco, la industria chocolatera nacional debería financiar los cultivos.

ENTREGA DE PLANTAS

De entrada, menciona, se necesitan unos 60 millones de plantas y entre 60 y 80 mil pesos por hectárea para cambiar plantas viejas por nuevas. Hace falta para ello, una conjunción de esfuerzos, la participación del gobierno, pero también del sector privado.

La investigadora y directora del INIFAP, campus Tabasco, Carolina Hernández, considera que la industria chocolatera nacional tendría que ser la primera interesada y financiar el desarrollo del cultivo, pues el gobierno federal ya hizo su parte al invertir en investigación y hoy están listos para la transferencia tecnológica.

Por lo pronto, el INIFAP ha iniciado un programa de propagación de las nuevas variedades Caehui, Chibolón, K´in, Canek, Chak, Kekew, Tabscoob y Olmeca entre productores, para que sean estas las que se siembren. Y a la par sigue trabajando en el desarrollo de otras 500 variedades.

“Si entregamos plantas clonadas todas van a ser idénticas y eso significa mejor calidad y resistencia a enfermedades”. ALFONSO AZPEITIA INVESTIGADOR.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia