Connect with us

Hola, que estas buscando?

El ahora extinto respondía al nombre de Francisco Madrigal.

Centro

Pierde la vida en manos de par de asesinas

El cuerpo en calidad de desconocido fue hallado en un auto hotel y presentaba huella de tortura. Horas después se supo que Francisco Madrigal era alto funcionario estatal.

CENTRO.- «Somos el mejor lugar… con espacios adecuados a tus instintos pasionales», se promociona el auto hotel Delirium en su sitio web, donde la noche del pasado martes se perpetró un macabro crimen.

Para llegar al inmueble se arriba por la carretera interestatal Villahermosa-Nacajuca, a la altura del Sector Los Sauces, del Ejido San José.

Las luces de colores rojos y naranjas ya se proyectaban sobre la fachada con palmeras, cuando la camioneta Nissan color gris, placas de circulación del estado de Chiapas, entró al inmueble, conducida por Francisco Madrigal Jesús Madrigal Sosa.

En la caseta de recepción, el hombre, de aproximadamente 70 años, bien acicalado, se acomodó los lentes para mirar el tablero adonde estaban los precios y no tardó en elegir una habitación. La más sencilla cuesta 360 pesos; la de lujo, promocionada como «Moulain Rouge», ronda los mil 500 pesos, e incluye alberca.

La camioneta enfiló por el camino empedrado que forma una «u» hasta que el conductor se topó con la habitación número 24. Después de que la cortina eléctrica se cerró tras aparcar la Nissan, las cámaras de seguridad del lugar no volvieron a captar el rostro apacible del conductor.

DOS MUJERES Y UN TAXI

No habían pasado ni un cuarto de hora, cuando un taxi color amarillo entró al auto hotel Delirium. Para las empleadas, la escena no era nada extraña. Están habituadas a ver entrar primero a los señores en sus coches, y posteriormente arribar mujeres contratadas para dar sus servicios sexuales.

En el taxi venían dos damas, pero tampoco era raro para las mucamas que algunos clientes más «atrevidos» se hicieran acompañar de dos o más mujeres. La unidad se detuvo en el número 24, exactamente donde se alojaba madrigal Sosa. El par entró en fila india a la habitación.

De acuerdo a las cámaras de vigilancia instaladas por Delirium para seguridad de sus clientes, el taxi permaneció aproximadamente diez minutos afuera, con el motor encendido. Sobre el camino empedrado no pasó ningún alma, tampoco es habitual que alguien ande paseando. Y la servidumbre atendía las habitaciones vacías porque algunas parejas las acababan de desocupar.

Según pudieron ver los investigadores de la Fiscalía General del Estado de Tabasco en la videograbación, el taxi aparcado junto a la habitación número 24, puso en marcha la unidad y abandonó el motel diez minutos después de haber entrado. Ningún pasajero iba a bordo.

Al poco rato, como si hubieran hecho un servicio rápido, las dos mujeres abandonaron sigilosamente el motel. Caminaron el empedrado hasta la salida, sin que nadie las detuviera.

LO TORTURARON

Al terminar el tiempo de la habitación, muy puntual, una empleada de servicio se acercó y tocó la puerta. La camioneta gris seguía aparcada en el mismo lugar. Siguió insistiendo.

Como nadie respondía fue a buscar una llave y en compañía de otro empleado entrar a la 24. Las sábanas de la cama King Size estaban revueltas. Al asomarse al baño, que tenía la puerta abierta, descubrieron el cuerpo del hombre tirado a un costado del inodoro. Estaba amarrado de pies y manos, y presentaba heridas sangrantes en el cuerpo, hechas con un arma punzo cortante. Sus genitales estaban mutilados.

Peritos del Servicio Médico Forense se llevaron el cuerpo en calidad de desconocido, pero en menos de 24 horas se logró identificar a la víctima, quien fungía como alto funcionario estatal. Horas después, cuando la noticia conmocionaba a la sociedad, ex alumnos de una prestigiosa institución educativa que lo conocieron, despidieron así a su compañero: «QEPD Nuestro compañero y amigo Francisco Jesús Madrigal Sosa. Dios lo tenga en su gloria, te extrañaremos Paco!». Del par de asesinas mujeres, nada se sabe aún.

 

Te puede interesar

Advertisement