Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Personajes de la alta alcurnia que eran realmente feos (según historiadores)

En la historia de la nobleza europea, muchos han sido los reyes y aristócratas que se han ganado un lugar en el top de los menos agraciados.

Es bien sabido que para preservar el poder de los reinos, las familias monárquicas recurrían a la endogamia, es decir, el matrimonio entre integrantes de la misma familia, una costumbre muy arraigada para garantizar que el beneficio de las élites no dejara de circular en un solo linaje.

Ya fuera por elección propia, o incluso, por obligación, los nobles y aristócratas se vieron forzados a recurrir a ese recurso, que en muchas ocasiones provocó que la genética pasara la factura ante dicha práctica.

Pero no siempre los genes fueron los causantes de que existieran gobernantes con rostros dignos de olvidar, en algunas ocasiones se debió a terribles accidentes.

Este es el recuento de honor de los nobles más feos de la historia (de acuerdo a historiadores).

CARLOS SEGUNDO, “EL HECHIZADO”

Fue rey de España durante 25 años. Se le llamó “El Hechizado” debido a que muchos decían que su estado físico se debía a un embrujo. Entre los padecimientos que lo aquejaban estaba la debilidad muscular, delgadez extrema, epilepsia, esterilidad y un leve retraso mental.

JUAN DE MÉDICI

Aunque es catalogado como poco agraciado físicamente, fue uno de los más prominentes banqueros de Italia y fundador de la influeyente familia Medici.

BORSO D’ESTE

Un apasionado de las artes: la pintura y la literatura fueron su vida entera, al grado que prefirió casarse con ellos, antes que tener un matrimonio real. Su aportación cultural fue magnífica gracias a su patrocinio de una biblia en miniatura.

LUIS XI

Rey francés que se valió de todo tipo de artimañas para perpetuarse en el poder: intrigas, guerras, traiciones, y un largo etcétera.

LEOPOLDO I

Llamado por sus enemigos “Leopoldo, boca de camello”, debido a una malformación que mostraba un mentón exageradamente protuberante. De acuerdo a expertos, su deformidad fue producto de la endogamia.

CARLOS III

Rey de España, descrito físicamente por historiadores como nada agraciado debido a su delgadez, y su enorme nariz, la cual contrastaba demasiado con su cara alargada y sus ojos pequeños.

FEDERICO DE MONTEFELTRO

Duque italiano. En sus retratos sólo aparece de perfil, pues según él, era su lado ‘bueno’. Famoso por su nariz tipo gancho y por ser tuerto.