Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

Perra callejera

Bien trabada, como a una perra callejera, tienen en la tierra del merisísimo machuchón a Cuco Rovirosa, que quiere volver a ser presidente mañosipal, pero ya le entró la cuarta y es posible le apliquen la granierina.

Nada más que la lengüita de Cuco Macuco puede destapar la cloaca pues uno de los negocios lo hizo con una empresa influyente: NL Technologies. El ex niño artillero no sólo se llevó una buena tajada sino que endeudó a varias administraciones municipales.

El cochupo con un funcionario del gobierno de don Salvador Neme, mandatario al que llamaba tío sin ser de su familia, fue la concesión del alumbrado público. El contratito fue por 10 añejos, para “renovar” luminarias. Inicialmente ayudó a los regios y al empresario choco con el trato de 296 meloncitos, que elevó a casi 500 melones, que el dizque también sobrino de Leandro Rovirosa quería renovar si llegaba a la alcaldía pues, eso sí, es mejor candidato que la Yuyis.

Cuco, cuco, ta trabuco pero tirará mierda al ventilador político pues más de 10 ex alcaldes tienen problemas con sus cuentas públicas, alcahueteados por el Congreso de Tabasco.

Morena puede salir de la pandemia, del descrédito por su mal gobierno, pero no de la lengüita de Cuco, que es perra de pelea, perra callejera. Mientras los candidatos a alcaldías y diputaciones caminan de la meca a la seca engañando nuevamente a los ilusos que no saben que las urnas, además de preñarlas, pueden ser trampeadas.

Viejas prácticas priístas tienen que ser combatidas. Una de ellas el Ratón Loco que consiste en que el votante no aparece en la lista nominal de electores en la casilla que debe votar, y lo traen como ratón de una casilla a otra.

“Uña Negra” es otra artimaña. Los funcionarios de casillas comprados (principalmente los que sustituyeron a los que “enfermaron” con una lanita para que no llegaran) rayan las boletas donde aparezcan votos a favor el candidato contrario para anularlos. Le presumen a la Perra Brava que la candidata del PT a presidente muncipal de Centro, Miriam Bonilla Buret quiza ni es mexcana, pero es el nuevo negocio del dirigente de ese partido, Martín Palacio, gran amigo que tiene otra pupila en Cárdenas. Niñas, la casa pierde.

Facebook:
Erwin Macario
Twitter:
@erwinmacario

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement