Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Perdónalos Señor

En su periplo municipal previo a la veda electoral, el gobernador Adán Augusto decidió apapachar a unos cuantos alcaldes. Significativos elogios tuvo para el de Cárdenas, Armando Beltrán, para el de Centro, Evaristo Hernández, y para el de Paraíso, Antonio Almeida. Shampoo de cariño. A “la pelota” Beltrán, incluso, le extendió una invitación pública para integrarse a su gabinete una vez concluido el trienio municipal porque al parecer le ve potencial para integrarse a su establo.

Con Evaristo, los innecesarios elogios se convirtieron en boomerang. Nueve de cada 10 ciudadanos reprueban la gestión del alcalde cuya ineficacia es, por decir lo menos, insuperable. Quedaron en un viejo baúl aquellos desencuentros de los días donde se jugaba la designación del candidato de Morena a la gubernatura. Poco recuerdan que Evaristo pretendió arrebatarle a Adán esa posición y buscó afanosamente una reunión con AMLO quien le cerró la puerta.

“Esa candidatura ya está ocupada”, le dijo Andrés Manuel a Evaristo apoyado en esos días por Javier May, Octavio Romero y José Eduardo Beltrán.

Desde entonces Adán pintó su raya de Eva, pero la empezó a borrar llegados ambos al gobierno. Curiosamente por algo no le ofrece, como a Armando Beltrán, un espacio en su gobierno. Lo conoce de pies a cabeza.

Para cerrar, el mandatario se asoleó en Paraíso inaugurando algunas obras de relativo impacto social. Le dio un empujón a Toño Caldo y de paso a Beatriz Milland, poderosísima operadora electoral y amarrada candidata a la presidencia municipal. Ni uno ni otro traen la aceptación ciudadana, sólo esperan el milagro de la marca Morena para hipnotizar ooootra vez a los votantes.

Línea dictada para meter el hombro a los candidatos oficiales de Centro, Paraíso y Cárdenas. Más los que se acumulen.

Perdónalos señor porque no saben lo que dicen, o lo que hacen, o cómo va.

LA MORRALLA

Reapareció Roberto Madrazo en Tabasco y puso loco a varios. Le tienen pavor. ¡Bú! *** La UJAT navegas en aguas de mediocridad. Dicen los maestros hasta con Piña pillín le iba mejor a la institución *** Hasta la próxima semana.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Advertisement