Conecta con nosotros
8 vistas -

Política de Hoy

Peña tapasol

Publicada

en

¿Para qué corrió Enrique Peña Nieto a vender el lujoso departamento que compró en Madrid, luego de trascender en México su existencia? Hasta el más ingenuo sabe que los políticos y funcionarios de los que dependen presupuestos millonarios, no tienen después necesidad de trabajar ni de fingir que lo hacen.

Es parte del entendimiento centenario que el pueblo tiene del ejercicio gubernamental a ese nivel.

La única excepción documentada de un presidente de la República que como ex vivió con ahorros y prestaciones honestas, fue Adolfo Ruiz Cortines.

Fuera del poder viajaba en combis.

Pero que EPN imagine que alguien cree que no quedó ultra cargado de plata, es de risa loca.

Hasta eso, para los bienes que posee, el costo del departamento puede tomarse como discreto: 650 mil euros, equivalente a 13 millones de pesos.

En España, para conseguir la residencia -visa dorada- basta invertir en actividades empresariales o adquirir una propiedad superior a medio millón de euros. Para las proporciones en que se roba en el poder público azteca, no son nada del otro mundo.

Cualquier gobernador tiene esos montos, y hasta infinidad de alcaldes.

Presuroso, Peña Nieto borró el anuncio de venta que había puesto en la página web de la Inmobiliaria Idealista cuando la noticia circuló en medios. Para que no más gente se entere del pequeño exceso. Mancharía su reputación.

Y ni siquiera utiliza ese departamento, porque en realidad vive en Valdelagua, exclusivo barrio a 30 kilómetros de la capital española donde viven estrellas de cine como Penélope Cruz con su marido Javier Bardem, en un chalet de casi 900 mil euros (alrededor de $18 millones).

El chico del Copete posee otros espacios en Madrid. ¿Para qué correr?

Y DE MAÑANA…

TANTO QUÉ decir!: Debahni, Luz Raquel Padilla, Alito -“finísima” persona-, reapertura (inverosímil) del Caso Colosio, asesinatos de pasantes de medicina, Topilejo, el extraditable Caro Quintero, militarización de la Riviera Maya…

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia