Conecta con nosotros
18 vistas -

Agua y Pantano

Pemex, el asesino silencioso

Publicada

en

¿Se ha puesto a pensar cómo sería Tabasco en 2022 si nunca se hubiese descubierto petróleo en el subsuelo? ¿Cuáles serían sus actividades productivas preponderantes? ¿Qué tipo de industria existirían? ¿Hubiesen desaparecido las agroindustrias que por décadas fueron sostén de la economía estatal? ¿Seríamos un estado con desarrollo turístico?

¿Cómo sería este infierno verde que un día Pepe del Rivero bautizara como edén?

Pemex no ha sido el único causante de la destrucción y exterminio de tan bastas riquezas naturales que heredamos de nuestros ancestros. De eso no hay duda.

Antes que la contaminación del suelo, el aire y el agua por la explotación de hidrocarburos alcanzara niveles de alarma, los tabasqueños acabamos con la selva y con los bosques para el desarrollo de la ganadería extensiva.

Antes que surgieran los conflictos históricos que enriquecieron a líderes y políticos, ya se arrebataban los espacios a los cuerpos lagunares y a los pantanos para constr uir ca rreteras y todo tipo de infraestructura pública.

Antes que Pemex se convirtiera en el asesino silencioso de los ecosistemas tropicales, ya se cambiaba el curso de los portentosos ríos que bañaban la planicie.

Antes que la corrupción gestara la llamada industria de la reclamación, ya en Villahermosa se quitaba espacio al Grijalva para construir un malecón, que nunca logró siquiera parecerse a los que hoy dignifican a ciudades históricas como Campeche.

Nadie reparó en ese tiempo, como tampoco hoy, en el futuro, en lo que se dejaría como legado a las generaciones venideras !Y qué nos queda hoy para seguir sintiéndonos orgullosos de haber nacido en esta tierra!

Hoy como ayer Pemex sigue siendo causante de graves desastres ambientales. Hoy como ayer la industria del petróleo provoca daños irreversibles sin que se le aplique ninguna sanción a funcionario alguno por los delitos que se cometen.

Hoy como ayer no hay quien pueda ni quiera hacerle frente. No hay derecho que valga frente a la empresa que genera la mayor parte de los ingresos presupuestales para el país. Dinero mata reclamo.

Petróleos Mexicanos es un todopoderoso y su actividad destructiva una estela a la soberbia y a la impunidad.

Los tabasqueños que antes denunciaban hoy callan, los políticos que antes enarbolaban las causas de los indígenas, los campesinos y pescadores afectados por contaminación, hoy ya encaramados en el poder, no son capaces siquiera de alzar la voz para decir que Pemex se sigue llevando la riqueza y dejando solo destrucción y pobreza en Tabasco.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia