web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
(Foto: Cortesía)

“Peleamos 12 batallas; perdimos a mi madre”

Efraín Fausto Burgos sobrevivió al Covid-19, pero este virus mortal le arrebató a su madre que no pudo reponerse de esta terrible enfermedad

“Peleamos 12 batallas y perdimos las más dolorosa que fue la de mi madre”, afirma Efraín Fausto Burgos, quien es un sobreviviente del COVID-19, junto a su esposa, hijos y hermanos, quienes se con­tagiaron a pesar de tener todas las medidas de prevención, por lo que llamó a los tabasqueños a no bajar la guardia, porque este virus no es un juego incluso aun cuando ya superó no hay garantía que sea inmune.

 

—¿Cuáles fueron los primeros síntomas que presentaste?

Perdida del olfato y del gusto, do­lor en el cuerpo y temperatura in­termitente.

 

—¿Dónde cree usted que se contagió?

Yo me imagino que el contagio fue que no tuve la preocupa­ción suficiente en el manejo del efectivo, porque mi negocio es de atención al público y aunque tenemos el filtro de gel, desinfec­tante y cubrebocas, por ahí me imagino que pudo haber sido o en una de las múltiples salidas a realizar compras.

 

—¿Tú crees que fallaste en algo?

Si tomaba las medidas preventi­vas aunque te repito pudo haber sido un descuido porque en mi local vendemos cubrebocas y ca­retas, por ese lado nos cuidamos, pero he tenido conocimiento de personas que se cuidan mucho, que no salen de su casa y han sali­do contagiados.

 

—¿Dónde se atendió?

La primera opción de médico fue en una farmacia y ahí me checa­ron oxigenación y estaba bien y me dieron solo para la temperatu­ra y un antibiótico pero ese enton­ces, ya estaba contagiado mi her­mano, mis sobrinas y mi esposa ya presentaba síntomas pero mis hijos y yo eran mínimos, no ini­ciamos tratamiento como COVID sino el médico determino que era una infección en la garganta, no había una seguridad; en el caso de mi esposa todo comenzó con infección en el oído, enton­ces su tratamiento era sobre esa infección pero como se fue empeorando por la oxi­genación de que era COVID. Comenzamos un tratamiento con un medico particular pero en redes sociales me contacto un amigo doctor, y él nos co­menzó atender en línea.

 

—¿En que fecha fue?

Fue el 18 de junio, en ese mo­mento cerramos los negocios para protección de los clien­tes como de los trabajadores y nos ponemos en cuarentena, ya como con ocho días de que comenzaron los síntomas. A mí en lo personal fueron dos días de temperatura, de dolor de cuerpo, fatiga y me cansaba. A mi hijo fueron dos días y a mi hija un día. Y quienes estuvie­ron muy graves fue mi esposa y mi madre que falleció; ade­más mis dos hermanos.

 

—¿Tomaste remedios alternativos?

Sí, el tratamiento médico fue en base de desinflamatorios, anticoagulantes y antibióticos en diferentes dosis porque la gente piensa que a todos nos va a caer bien el medicamento, cuando cada organismo es dife­rente y por eso fueron análisis cínicos previos para saber cómo se iba a trabajar. En mi caso soy diabético desde hace 15 años y por ahí me atacaba el virus, porque me elevo la glucosa hasta 320.

 

—¿La lograste controlar?

En cuestión de dos días se contro­ló la glucosa y estoy muy bien. Esa es la clave para este padecimien­to, que todas las enfermedades degenerativas que tengamos las controlemos para que los medica­mentos puedan funcionar.

 

—¿Todos viven en la misma casa?

Mira, nosotros somos 4 en esta casa; en casa de mi madre 4 tam­bién; en casa de mi hermano 4 y en casa de mi hermana 2 pero to­das las casas están juntas. Todos nos contagiamos y todos al mismo tiempo, entonces fue algo muy di­fícil para todos en todos los sen­tidos, porque estando enfermos cuidábamos a enfermos, algunos graves y otros leves.

 

—¿Cómo te sientes ahora?

Ya llevo casi dos semanas de trabajo y hoy fue una prueba de fuego por­que yo trabajo con solventes y no los había utilizado durante 45 días y hoy los utilice y sin ningún proble­ma. No presentó ningún problema, pero me sigo cuidando.