Conecta con nosotros
95 vistas -

Opinión

PB culta

Publicada

en

Dice la culta Perra Brava que, en el PRI, como Nacho, el del cuento de Juan Rulfo, no oyen ladrar los perros y piensan que viven los mismos tiempos neoliberales en que se amarraban los canes con longaniza.

Así, lanzan campanas al vuelo con eso de su minibancada en el Congreso de Tabasco:

“Nuestra fracción presidirá dos de las comisiones más importantes para la reactivación económica del estado: La de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesquero y la de Fomento y Desarrollo Industrial, Económico, Artesanal, Comercial y Turístico. En ambos espacios, los diputados del PRI trabajarán en un marco jurídico que genere condiciones para la recuperación de todos los sectores productivos”. Una con Favioncito Granier. La otra con Katia Ornelas.

La neta coqueta que, Sedita del PRI, se siente perro de otra camada con este posicionamiento: “Tabasco comienza otro capítulo de su historia política con la llegada de un nuevo titular al Poder Ejecutivo estatal y el inicio de la 64 Legislatura en el Congreso del Estado. La integración de nuestro grupo parlamentario en la Cámara de Diputados está a la altura de esta naciente etapa, al prevalecer la experiencia y la capacidad, junto con la juventud, vocación de servicio y sensibilidad social”.

Pero la PB, suspicaz y desconfiada, dice que no hay nada nuevo en la perrera. Que son los mismos perros con distintos collares y que pronto verán que no hay la lealtad de perro que tanto urge a ese partido en la era de la Cuarta “transformeshion”, ahora a cargo del Capi Merino, Jimmy Lastra y los que están reciclando a la vista de Don EPO, al que no logran engañar porque es perro viejo y mañoso, acostumbrado a estos ladridos.

Y, por fin de semana, como diría Cervantes, “era de perros áspero ladrido”.

tabascohoy.com

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia