Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Paran ladridos

La cansada Perra Brava —después de sus vacaciones en el Caribe—  enfrenta serias dudas sobre lo que serán las elecciones del 6 de junio, proceso que está exhibiendo la mugre y lo peor de los partidos políticos.

El premio a la desvergüenza política se lo lleva el Partido del Trabajo, donde el comisionado político Martin Palacios Calderón se ve otra vez involucrado en el negocio de las ventas de candidaturas, negocio que antes sólo se ventilaba en el PRD.

En Morena el asunto se traba porque la dirigencia nacional no resuelve el problema de sus dos presuntas dirigencias de ese partido en Tabasco y mientras Perico Hernández retrasa el registro de sus candidatos, Jesusita López sigue siendo la que los órganos electorales reconocen como la única representante morenista.

La PB, desde un principio fan de Yoli Osuna, dice que no pasarán y que ésta será la candidata a presidente municipal de Centro por el partido gobernante. Y que ganará al dúo del químico y el cómico, del PRI y el PRD.

Se ríe la malora perruna de las aspiraciones de Chucho Alí que, contra quien le ha matado el hambre, quiere ser candidato morenista. Sería ver una película del pasado: tres quemados priistas por la alcaldía.

Como estrategia, Morena registrará sus candidatos hasta las ¡últimas horas permitidas por los órganos electorales, lo que buscará evitar mayores divisiones internas. Las listas de candidatos que han circulado las califican de especulaciones en las redes.

El mismo procedimiento retardatorio podría seguir el PRI, que mantiene ruido en las candidaturas a las presidencias municipales de Huimanguillo y Cárdenas, principalmente.

Todo empezará a despejarse esta semana, dice la PB, que piensa que Morena arrebatará por las malas la mayoría de alcaldías y el Congreso de Tabasco. Lo que llevaría a Tabasco al conflicto poselectoral, película que ya los tabasqueños han visto y que los ha llevado a no muy buenos resultados.

En la tardanza está el peligro, aunque Morena y PRI le jueguen al cansancio de los electores, que esta vez podrían mostrar su verdadera fuerza en las urnas sin irse con el canto de las sirenas como sucedió con el 6de6 que encabezó el ahora mero machuchón.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Advertisement