Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Las personas insisten en aglutinarse para realizar sus compras.

Para transporte, pero no movilidad

Al menos un vehículo por cada diez está siendo detenido para exhortarlos a que el otro acompañante vaya en la parte de atrás.

Aun cuando el decreto de la Secretaría de Movilidad frenó el transporte público a partir de las 10:00 y hasta las 14:59 horas, para disminuir la movilidad y el número de contagios por Covid-19, la realidad es que no fue un impedimento para que las personas caminaran por los mercados y calles.

Así se constató durante un recorrido hecho por Grupo Cantón, en donde los policías batallaban para hacerles entender a las personas que no caminaran si no tenían necesidad. Y en otros casos, tenían que detener los vehículos particulares para exhortarlos a traer al acompañante en la parte trasera del automóvil.

“Como es el primer día, no todas las personas están cumpliendo. Hemos tenido que parar al menos un vehículo de cada diez, para que el acompañante del conductor se cambie a la parte de atrás. Pero poco a poco irán entendiendo”, expresó Meri Morales Morales, agente de Tránsito.

Al recorrer en el Tianguis Campesino “Jesús Taracena” y el mercado José María Pino Suárez, las personas chocaban unas con otras para ganar paso.

“Yo vine a comprar frutas y verduras para comer. Como vivo en Gaviotas, nada más cruzo el puente, compro y vuelvo a regresar. Pero aclaro, vine a comprar comida, no anda paseando como otros lo hacen”, expresó Sonia Pérez, transeúnte.

Mientras el transporte público paró, los particulares abarrotaban, además de los mercados, los supermercados. Se podía observar estacionamientos con el 50 por ciento de vehículos estacionados.

“Yo viajo en mi carro. No tengo problema para ir de compras. Claro, hay que guardar la sana distancia, deben de ir dos personas en un vehículo, pero el acompañante debe ir atrás. Así le hago para no tener problema con la autoridad”, expresó Leonel Hernández, automovilistas.