web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

El cuerpo del vendedor de pescado fue cubierto con una sábana.

Cunduacán

Pagan con un balazo a comerciante

Sicarios le compran camarón y al momento de pagar le dan un balazo en la cabeza, esto en Culico, Cunduacán.

CUNDUACÁN. Un comerciante de mariscos fue asesinado duran­te el asalto a su establecimiento ayer por la mañana, los agreso­res habían distraído a su víctima ordenándole un kilo de camarón, quien luego de atender el servi­cio, recibió un balazo en la cabeza.

Guadalupe ‘N’, de 30 años, ori­ginario de la comunidad de Gua­tacalca, Nacajuca, se encontraba en su local ubicado sobre el tramo carretero Cunduacán a Jalpa de Méndez, justo en el poblado Cu­lico primera sección, lugar donde cayó gravemente herido y poste­riormente declarado sin vida al recibir los auxilios.

Las diferentes versiones de testigos, coinciden en señalar que los hechos se suscitaron en punto de las 8:15 horas, cuando ya tenía abierto el establecimiento, justo en esos instantes al negocio llega­ron dos personas a bordo de una motocicleta, preguntaron por el precio de los camarones, poste­riormente ordenaron al encarga­do despachara un kilo.

Justo cuando los presuntos ‘clientes’ pagaban el producto, el comerciante recibió un impacto de bala en la cabeza, los amantes de lo ajeno se aproximaron a la caja registradora y se apoderaron del poco efectivo que había gene­rado la víctima por la mañana.

Los gatilleros luego de lograr su cometido abordaban tranqui­lamente la motocicleta y escapa­ban con dirección al ejido Juncal del vecino municipio de Jalpa de Méndez, al mismo tiempo dece­nas de personas se aproximaron al establecimiento para tratar de ayudar al herido e informar de lo sucedido a los cuerpos policíacos.

Al confirmarse el deceso del comerciante, el lugar fue acor­donado por elementos de la po­licía municipal, posteriormente personal de la Fiscalía Gene­ral del Estado acudió a realizar el levantamiento del cadáver y de un casquillo al parecer de un calibre 9 milímetros y esta­bleciendo dos líneas de inves­tigación en torno al homicidio, el presunto asalto o el ajuste de cuentas por una vendetta.

 

 

Con información de:

Francisco Triano y José Ángel Castro

Te puede interesar

Advertisement