Conecta con nosotros
113 vistas -

Tabasco

Padecen por canal moscos y roedores

Vecinos de Casa Blanca aseguran que la fumigación no es suficiente para acabar con el problema.

Publicada

en

TABASCO. Las lluvias que se han presentado en la ciudad durante el año dejan estancamientos de agua por todas partes, lo que propicia la proliferación del mosquito transmisor del dengue, o la llegada de animales roedores a las casas de los tabasqueños, por la humedad durante el periodo de aguaceros.

Los canales por dónde circulan las aguas negras no han tenido el mantenimiento debido, por ello la gran mayoría, tanto a los costados como dentro de ellos, tienen crecimiento de vegetación.

AFECTA LA MALEZA

En un recorrido realizado por grupo Cantón por uno de los canales que se encuentran en la ciudad, se pudo constatar el nivel de crecimiento de la maleza, lo que impide que corra el agua sucia, estancándose y ocasionando mal olor durante el día y la noche.

América Valencia, habitante de la colonia Casa Blanca, segunda sección, quien habita a un costado del dren, dijo que durante la pandemia y la época lluviosa del año pasado se enfermó de dengue a raíz de los altos pastizales que rodean su casa y que almacenan agua.

Aseguró que a pesar de las jornadas de nebulización que realiza la Jurisdicción Sanitaria del municipio de Centro, no es suficiente para acabar con su problema.

“Aquí hay mucho mosquito, pasan fumigando pero no es suficiente, al ratito otra vez mi casa se llena de mosquitos, en esos montes que están al frente ahí brota bastante, ya hemos solicitado apoyo pero no nos hacen caso”, manifestó.

Dijo que el tema de la infestación de ratas es preocupante, ya que inclusive ha sido mordida por un roedor dentro de su casa. Indicó que en los meses que las lluvias aumentan, los ratones se pasean por su tejado, por lo que debe dormir con la luz encendida para estar pendiente si pasa alguna cerca.

LAS QUEMAS NO AYUDAN

De igual manera otra de las vecinas que enfrentan la problemática de los piquetes de mosquitos a la hora de dormir, Deysi Cabrera, señaló que aunque realizan quema de basura cerca de la zona donde se reproduce el insecto, el humo solo los ahuyenta momentáneamente, después entran a su casa a picar a ella y a su familia.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia