Connect with us

Hola, que estas buscando?

octubre 16, 2021

Hacen música más por gusto que por rentabilidad.

Tabasco

Organilleros, un trabajo que agoniza

Don Víctor y su hijo sobreviven gracias al oficio que se ha pasado de generación en generación.

Con su uniforme color beige, tan famoso que recuerda y rinde homenaje al mismísimo uniforme del ejército de Francisco Villa, don Víctor Alvarado Chávez y su hijo, son un par de organilleros y su oficio está en peligro de extinción.

Son artistas y músicos callejeros que podemos encontrar en plazas, avenidas y cruceros de la ciudad, tocando un instrumento de tubos con un sonido muy peculiar, y Villahermosa es uno de los últimos lugares aún se practica.

15 AÑOS EN TABASCO

El organillo más común y antiguo es el de cilindro de madera con púas y puentes de bronce, como el que utiliza don Víctor, de 49 años, quien arribó a Villahermosa desde hace 15 años, procedente de la ciudad de México, sin tener estudios, más que la lectura y escritura básica, aprendió el oficio de su padre y ahora él se lo ha enseñado a su hijo.

“Es un oficio en peligro de extinción y a la gente le agrada mucho, porque es una música tradicional, tocamos canciones como Las Mañanitas, Las Golondrinas, Cielito Lindo, La Rielera, La Paloma, los jóvenes no nos valoran, pero a los viejos les gusta mucho”, expresó.

Todos los días, desde las 10 hasta las 5 de la tarde, don Víctor se instala con sus hijos y esposa en Periférico, Tamulté.

VÍCTOR ESQUIVEL
GRUPO CANTÓN

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement

#AVueloDePájaro