web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Ordena Beijing el cierre de escuelas por nuevos casos de COVID-19

El martes, el Gobierno cerró otro mercado de alimentos ubicado cerca del distrito financiero, luego de que se descubriera un caso vinculado al grupo original.

Beijing ha ordenado el cierre de todas las escuelas, en una escalada de medidas de contención mientras lucha por detener un nuevo brote de COVID-19 que ya se ha extendido a las provincias vecinas.

La capital china elevó este martes su respuesta de emergencia al nivel dos y dijo que las personas tendrán que hacerse la prueba del virus antes de que se les permita salir de la ciudad.

El número total de infecciones reportadas ha llegado a 106, según la Comisión Nacional de Salud, mientras que ya se han reportado casos vinculados al grupo de Beijing en dos provincias en la región norte de China.

Si bien la decisión de cerrar las escuelas y limitar la salida de las personas indica la gravedad de la creciente crisis, hasta ahora los funcionarios han adoptado un enfoque más específico hacia el último brote, en comparación con resurgimientos similares en Wuhan y en la región noreste del país. Las apuestas son más altas en Beijing, donde reside la élite empresarial y política del país, y un confinamiento agresivo eleva el riesgo de deshacer la reapertura económica de China y los movimientos nacientes para reiniciar los viajes con otros países.

Beijing ha restringido el movimiento solo en áreas donde se han encontrado nuevos casos. Si bien se ha prohibido que los taxis y los automóviles de las aplicaciones de transporte salgan de la ciudad, y los autobuses de pasajeros de algunas ciudades de las provincias cercanas han sido detenidos, los trenes y la mayoría de las otras formas de transporte hacia y desde Beijing siguen abiertos.

Los costos de imponer un cierre generalizado son demasiado altos, ya que la población de Pekín es mucho mayor que la de Wuhan, asegura Yanzhong Huang, profesor del Centro de Estudios de Salud Global de la Universidad de Seton Hall.

“Un confinamiento de toda la ciudad no solo revertiría el proceso de reapertura económica y social, un objetivo político clave del partido, sino que también socavaría considerablemente la propia narrativa del Gobierno sobre el éxito de su campaña contra el COVID-19”, asegura Huang. “El dolor social, económico y político podría ser demasiado alto para justificar un confinamiento de toda la ciudad”.

El martes, el Gobierno cerró otro mercado de alimentos ubicado cerca del distrito financiero, luego de que se descubriera un caso vinculado al grupo original. Otros once mercados de alimentos han sido cerrados y casi 300 más desinfectados, mientras que cerca de 30 complejos de viviendas han sido cerrados, dijeron funcionarios locales.

Los complejos de viviendas y las empresas están recopilando información de sus residentes o trabajadores sobre si han estado o han tenido contacto con alguien que haya estado en Xinfadi, el mercado de frutas y verduras donde se descubrió por primera vez el nuevo grupo. El mercado suministra alrededor del 80 por ciento de los productos agrícolas de la ciudad y decenas de miles de personas pasan por ahí diariamente.

Con las pruebas masivas y el rastreo de contactos en marcha, los próximos días serán cruciales para decidir si se restablecen las estrictas medidas vigentes durante el apogeo de la epidemia de China, cuando se cerraron lugares de trabajo y restaurantes y se prohibieron las reuniones sociales.