Síguenos

¿Qué estás buscando?

Los políticos no actúan movidos por ideología social sino por ambición personal.

Tabasco

Olvidan la militancia por el hueso

Para mantenerse en el poder y vivir cómodamente del presupuesto público, abandonan a sus partidos y la ideología que dicen tener.

VÍCTOR ESQUIVEL

GRUPO CANTÓN

“En tiempos electorales no importan la lealtad al partido, los años de militancia o la ideología, sino que los actores políticos van tras el hueso, cambiando de color y saltando de un cargo a otro con tal de mantenerse en el poder y viviendo del presupuesto”, señaló el presidente del Colegio de Sociólogos de Tabasco, Jorge Gutiérrez Torres.

A decir del activista social, en Tabasco con cada proceso electoral que se inicia, llueven los ‘chapulines’, actores políticos a los que no los mueve la vocación de servicio, sino la costumbre del poder político y el poder económico, de ahí que no les preocupe dejar su militancia o traicionar los ideales de su partido.

“Los partidos suelen postular a los mismos de siempre y se intercambian a los candidatos, cuando no logran la candidatura en un partido se van a otro y luego regresan cuando así les conviene para lograr un cargo público y mantenerse en el poder”, dijo.

El caso más reciente es el de Manuel Andrade Díaz, quien, tras 46 años de militancia en el PRI, fue hasta dirigente estatal, fue diputado local tres veces, en 1992, 1998 y 2016, gobernador del Estado en el 2001, sin embargo, el 13 de febrero de 2021 decidió saltar al PRD donde ahora es candidato a la alcaldía de Centro.

Una situación similar ocurrió con Gerardo Gaudiano, quien militó 22 años en el PRD siendo dirigente municipal, secretario general del PRD, así como diputado federal en 2012, presidente municipal en 2016 y candidato a la gubernatura en 2018.

SE REFUGIÓ EN MC

Sin embargo, en el actual proceso electoral, cuando el PRD le negó la diputación plurinominal, renunció a su militancia y se fue al Movimiento Ciudadano.

Otro fue el de Patricia Hernández Calderón, quien, en 2016, luego de obtener la diputación pluri del PRI, renunció a sus 22 años de militancia y se sumó a la bancada del PRD; en marzo del 2017 se fue al PVEM, después renunció y regresó al PRD donde fue postulada nuevamente como candidata en 2018 reeligiéndose en el cargo.

Por su parte, Jesús Alí de la Torre, renunció a 25 años de militancia en el PRI en 2016, donde fue diputado federal, local y alcalde y ahora se ha registrado como precandidato a la alcaldía de Centro por Morena.

 

Te puede interesar

Advertisement