Conecta con nosotros
139 vistas -

Línea Económica

OCZ, legítima aspiración

Publicada

en

32 Visitas

Tres veces diputado federal, dos veces Senador, diputado local y funcionario en diversas administraciones, entre ellas subsecretario de Gobierno con Enrique González Pedrero, Oscar Cantón Zetina posee, desde luego, la experiencia política y administrativa suficientes (por no decir de sobra), no sólo para ser candidato al Gobierno de Tabasco, sino gobernador. “No busco la gubernatura porque hoy me nació la idea, las ganas de ser gobernador y llegar a la Quinta Grijalva a ver qué sale, no, es toda una carrera política…hay que irla construyendo día con día” – aseveró en una excelente entrevista realizada por nuestro compañero y amigo Luis Antonio Vidal para Grupo Cantón . Y tiene razón, mal haría si no aspirara a gobernar su estado después de una larga y fructífera carrera político-administrativa; sería como si un futbolista profesional no aspirase a participar después de años de jugador, en la Selección Nacional.

No hay motivo para negar una legítima aspiración sólo por guardar las formas.

EL 2024

Hace unos meses, el presidente se refirió a ellos como “corcholatas”. Se trataba de los dos funcionarios (hasta ese momento), con más probabilidades de convertirse en candidatos de Morena a la Presidencia de la República en 2024. Ebrard y Sheiunbaum, lo tomaron como una forma coloquial de nombrar a quienes gozan de alta probabilidad de sucederlo, antes los llamaban “tapados”.

Sin embargo, ridícula e hipócritamente los detractores políticos y mediáticos del presidente se ofendieron ante lo que llamaron una falta de respeto cuando ni el secretario de Relaciones Exteriores ni la jefa de Gobierno de la CDMX han expresado enfado ni ofensa, es decir, se molestaron por algo que NO les atañe ni afecta. Más bien, al conocer los nombres se aterraron pues entienden que Morena tiene prospectos que podrían vencer fácilmente a cualquier abanderado del PRI, PAN y PRD juntos o por separado. Ello y no el mote de corcholata es lo que los tiene desesperados y preocupados.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia