Conecta con nosotros
17 vistas -

Línea Económica

Obras, origen y destino

Publicada

en

“Cuando se trabaja bajo los principios de austeridad y de mandar obedeciendo al pueblo, el presupuesto público se refleja en obras de calidad y en mejores servicios estatales, acrecentando la calidad de vida de la población”. Así lo aseguró el gobernador de Tabasco, Carlos Manuel Merino Campos, al inaugurar el Octavo Festival del Queso en Tenosique, después de dos años de suspensión por motivo de la pandemia de Covid-19.

Es cierto, el presupuesto rinde más y mejor cuando se emplea con eficiencia y orden; no se trata necesariamente de emplearlo en proyectos faraónicos o de ornato sin la utilidad práctica que tiene una calle o una carretera como la también inaugurada durante su visita al citado municipio.

Es un tema de detectar las necesidades reales del municipio, estado o el país según se trate de la esfera de gobierno que ejerza los recursos; “mandar obedeciendo”, como Merino Campos parafraseó a AMLO, es algo más que una frase hecha, es volver al origen del mandato democrático, de asumir que sólo de esa forma se puede ejercer el gobierno. Las obras públicas, se trate de una gran refinería o de una calle de concreto, deben edificarse en base a la necesidad de la población quien, finalmente, es el origen y destino de las primeras, de otro modo, carecen de sentido.

EL SUR

Hay quienes en su simpleza pensaban que, por el sólo hecho de ser tabasqueño, el presidente debería volcar la mayor parte de la inversión federal en su estado, pero ni es, ni puede ser así. Sin embargo, de ninguna manera significa que Tabasco este al margen, y no por el paisanaje sino por un acto de equidad y justicia ante el abandono presupuestal de al menos los últimos tres gobiernos, dos del PAN y uno del PRI quienes dirigieron los recursos al centro y norte de la nación a pesar de que tanto nuestra entidad, como Chiapas y Campeche aportaban una significativa parte de la riqueza nacional por sus recursos naturales y energéticos. Pero ahí están la refinería en Dos Bocas, el Tren Maya y el Transístmico como claros ejemplos de que en los hechos, se está mirando al sur.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia