NOTICIAS

Tiraderos de alcohol se disfrazan de tienditas

En Gaviotas y La Manga operan unas 30 negociaciones de este tipo, cuyo principal giro son los embriagantes.



Tiraderos de alcohol se disfrazan de tienditas

(Foto: Simón Hernández)

En esta tienda de abarrotes venden hasta la mezcla para las micheladas.

03/12/2019 15:17 / Centro, Tabasco

Disfrazados de tienditas es como operan 30 depósitos de bebidas alcohólicas en las colonias Gaviotas y La Manga, en su mayoría Six, sin importar que su presencia sea generadora de mala imagen e incentive a la violencia.

Tal es el caso del sector Valle Verde de la colonia Gaviotas Sur, en donde hay un Six pegado a un "Abarrotes La Carmelita".

En el mismo abarrotes se puede leer el anuncio: "Hay preparados para micheladas, varios sabores". Es decir, en el mismo abarrotes expenden bebidas alcohólicas.

HAY PLEITOS
"No tengo nada contra de los expendios, pero es un verdadero problema. La gente compra para embriagarse y en la noche son pura bulla. A veces terminan insultándose y pelando. Otros, se quedan tirados en la calle" expresó doña Amparo Noverola, habitante de Gaviotas.

Otro caso es el Six situado en la calle Alfonso Vicens Saldívar de la colonia Gaviotas Norte. Al interior del negocio se observa que hay sabritas, refrescos, galletas, dulces y las cervezas, que es el principal producto de venta.

"Lo que nos está afectando es el alcohol y la falta de vigilancia. Entre La Manga y Gaviotas es un corredor del vicio que ha contribuido al incremento de los delitos, diez robos a la semana mínimo. Y por las noches ya no es recomendable caminar", expresó William Morales, delegado de la colonia Gaviotas.

UNO CERCA DE OTRO
En el Malecón Leandro Rovirosa Wade, de la colonia La Manga, se constató que hay 5 depósitos establecidos a una distancia no mayor a los cien metros de uno y otro. Como se ofrece servicio por la mañana, hay personas que madrugan para embriagarse y permanecer tirados en plena calle.

"Recuerdo que hace ya muchos años, las personas podíamos dormir con la puerta abierta sin temor a robos. Ahora, es muy diferente. Todos duermen con las puertas cerradas por temor de los robos, además porque por la noche pasan muchas personas borrachas y quieren meterse hasta en la casa", expresó doña Eulalia Flores, habitante de La Manga.
 

Relacionadas

visitas