VIVIR BIEN

Problemas de usar brackets

Este tratamiento, además de largo, puede resultar muy molesto las primeras semanas.



Problemas de usar brackets

(Foto: Agencia)

30/11/2019 05:05 / Centro, Tabasco

En las consultas de muchos dentistas el porcentaje de pacientes que acuden interesados por un tratamiento ortodóncico no para de aumentar. Hasta hace poco llevar "aparato" era cosa de niños y adolescentes. Sin embargo, de forma progresiva, los adultos se han ido sumando a este tratamiento bucodental siendo en la actualidad algo bastante habitual entre los mayores de 20 años.

Un tratamiento con resultados muy satisfactorios que, sin embargo, no está exento de molestias a lo largo del camino, especialmente las primeras semanas.Sensibilidad en los dientes, pequeñas llagas en las mejillas, encías inflamadas, son situaciones que reconocerán todas las personas que han usado brackets.

ELIGE UNA DIETA BLANDITA
Los primeros días de adaptación, cuando los dientes empiezan a cambiar de posición, aparecen los problemas de sensibilidad. Lo mejor es no comer alimentos duros.

CUIDADO CON LA HIGIENE
Debido a que los brackets es normal que dificulten la limpieza de los dientes. Para evitarlo es fundamental ser muy cuidadoso con la higiene dental.

COMPRUEBA TU ALIENTO
Los brackets pueden provocar halitosis, ya que es difícil de evitar que los restos de comida no se instalen en las piezas metálicas o en las gomas.

EVITA LA PIÑA Y EL VINAGRE
La aparición de irritaciones o llagas por el roce de los brackets es prácticamente inevitable durante los primeros días, evita alimentos ácidos para retrasar la cura.

HELADOS PARA EL DOLOR
El dolor es algo habitual en este tratamiento. Sin embargo, se puede aliviar comiendo alimentos fríos como el helado o paletas de hielo.

NO TE OLVIDES LA CAJA
Si tu ortodoncia es de las que se puede quitar para comer, asegúrate de que la caja donde la guardas va contigo a todos los sitios.

¿POR QUÉ USAR BRACKETS?
Las razones que nos llevan a tomar esta decisión son variadas, desde motivos puramente estéticos hasta otros más funcionales.

Estos son algunos de los más habituales: Padecer ciertas enfermedades de las encías que las debilitan y favorecen la caída de piezas. El deseo de tener unos dientes alineados correctamente.

Corregir problemas funcionales: como las llamadas "mordidas cruzadas", que alteran la forma de masticar.


 

Relacionadas

visitas