VIVIR BIEN

Pegging: la práctica sexual que cada vez más parejas experimentan

Es el juego de roles para parejas heterosexuales en donde la mujer es quien realiza la penetración.



Pegging: la práctica sexual que cada vez más parejas experimentan

(Foto: Internet)

27/11/2019 20:23 / Centro, Tabasco

No hay una fórmula mágica para conseguir una buena vida sexual, diferentes cosas funcionan para diferentes personas y cada pareja establece su propio ritmo, juegos y trucos favoritos, pero, los expertos dicen que sí existen unas cuantos tips, trucos y posiciones que, cuando las cosas no van tan bien, todos deberían intentar para salvar la situación, despertar el interés de su pareja y volver a divertirse en el sexo, algunos de esos trucos y secretos son más arriesgados que otros y solo los más valientes se atreven a intentarlo, en especial porque pueden dejarlos muy expuestos.

Uno de esos nuevos trucos es el Pegging, un arriesgado juego de roles que promete revolucionar la vida sexual de cualquier pareja, permitiendo que la mujer tome el control de la situación y que el hombre asuma una postura menos dominante.

Este juego en verdad esto no es para todos, no es para hombres con masculinidad frágil, ideas tóxicas o conceptos cuadrados sobre los roles dentro de la pareja, tampoco es para quienes no quieren experimentar demasiado con el intercambio de poder en la pareja, pero los expertos dicen que es una buena oportunidad nuevas formas de estimulación y de conectarte con tu pareja tanto física como emocionalmente.



El pegging le permite a los hombres entender más a fondo lo que las mujeres experimentan durante el sexo, y a las mujeres ponerse en el lugar, literalmente, de los hombres en la relación. En pocas palabras, el pegging es la práctica sexual en la que un hombre heterosexual es penetrado analmente por una mujer con un dildo u otro juguete sexual.

Este es un truco para parejas heterosexuales, pero implica que ambos involucrados en la relación abandonen los conceptos tradicionales de los roles de pareja y se atrevan a explorar el sexo dese el punto de vista del otro para tener una experiencia diferente.

Lo curioso es que a pesar de que la mayoría sabe que el punto "G" masculino se encuentra justo dentro del ano, sólo pocos hombres se atreven a dejar que su pareja estimule o penetre esa área. La glándula prostática, también conocida como el punto "P", es el nombre exacto de la zona erógena que –según los especialistas– lleva a los hombres al edén.


 

Pero ¿cómo funciona el Pegging?

Primero debes hablar con tu pareja, explicar que es algo que quieres intentar y asegurarte de que los dos quieren hacerlo (sin presiones o prejuicios), en segundo lugar debes ponerte cómodo con el tema de la penetración, empezar con algunos juegos y experimentos para estar seguro de que estás listo y que no vas a salir lastimado (física y emocionalmente), tanto tú como tu pareja deben entender a la perfección la anatomía masculina y las prácticas seguras de penetración.


+Encontrar entre los dos el juguete sexual correcto. Puede ser un dildo, un vibrador, un arnés sexual, tus dedos u otro objeto perfectamente lavado y lubricado. Sólo tomen en cuenta que la primera vez es recomendable elegir un juguete delgado y curveado que ayude a alcanzar la próstata.



+La lubricación es esencial. La cantidad que deben usar es equivalente al tamaño del dildo, la duración de la actividad y la forma en la que lo hagan; pero siempre traten de usar suficiente lubricante para facilitar la entrada del juguete, así como el placer de él.



+Sin relajación no será posible comenzar. Ambos deben confiar ciegamente el uno en el otro y la comunicación entre ustedes antes y durante el acto es primordial. Las mujeres pueden ayudar a su pareja a relajarse a través de las palabras, caricias o los besos. Ellos deben aprender a respirar mientras son penetrados o estimulados y deben advertirle a su pareja si la incomodidad o el dolor llega a ser demasiado.

+El juego de roles puede ser divertido y excitante. Tomar el papel de la dominante y el sumiso puede llegar a ser muy entretenido si lo saben llevar. Ninguno debe hacer nada que el otro no quiera, pero es posible jugar –al igual que en cualquier otra experiencia sexual– con la posición que cada uno toma durante el sexo.

Al pegging también se le conoce como bend over boyfriend y –aunque muchos continúan considerándolo un tabú– la práctica se ha comenzado a normalizar entre algunas parejas. A partir de diversos censos se concluyó que sólo el 20 % de los hombres heterosexuales lo han probado en su relación. Afortunadamente cada vez más personas están aceptando que la estimulación de la próstata es, exclusivamente, una forma diferente de alcanzar el placer y no una actividad que defina a un hombre como homosexual.

Relacionadas

visitas