VIVIR BIEN

500 años después un abrazo de dos mundos

El día de ayer fue el encuentro de Federico Acosta y Ascanio Pignatelli, descendientes de Moctezuma II y Hernán Cortés.



500 años después un abrazo de dos mundos

( )

Se abrazaron en el mismo sitio donde sus antepasados se conocieron.

09/11/2019 05:05 / Ciudad de México

Tuvieron que pasar 500 años para que se reencontraran los descendientes de Moctezuma II y Hernán Cortés, Federico Acosta y Ascanio Pignatelli. Recordando la historia, el encuentro fue en la esquina de la calle República del Salvador y José María Pino Suárez, a un lado de la Parroquia de Jesús de Nazareno, en la Ciudad de México.

Federico es la generación decimocuarta de Moctezuma II y Ascanio la décimo sexta de Hernán cortés. Ambas figuras caminaron a la parroquia hasta que se vieron y entonces se dieron la mano frente a una copia de la pintura de Juan Correa. Los datos históricos mencionan que ese es el lugar donde sus antepasados se conocieron.

Esta reunión sin prescedentes surgió de la iniciativa del cineasta Miguel Gleason, quien contactó a la firma para plantearle la idea de hacer un documental en conjunto, en donde trajeran este tema del reencuentro, con el objetivo primordial de abonar la identidad del mexicano del siglo XXI.

En su oportunidad de hacer uso de la palabra, Federico Acosta, dijo: "Independientemente de lo que pasó en ese momento, es la fusión de dos culturas, la europea y la nuestra. El resultado somos todos nosotros, porque la mayoría en este país tenemos sangre española y mexicana. Yo representó a mi familia, somos descendientes de Moctezuma II, una gran familia", dijo.

Relacionadas

visitas