VIVIR BIEN

Estas 5 cosas no debes hacer después de ejercitarte

Los buenos hábitos después de entrenar son importantes para lograr resultados y mantener buen estado de salud.



09/10/2019 20:55 / Ciudad de México

Así como prepararas tu cuerpo antes de realizar ejercicio, como calentar o evitar cierto tipo de alimentos, los hábitos después de entrenar son importantes para lograr resultados y mantener buen estado de salud.

Después de todo entrenamiento es importante que el cuerpo se recupere de una manera adecuada, por ello, enlistamos 5 cosas que no debes hacer después de ejercitarte.

No hagas esto después de entrenar.
 
1. Mantenerte sin alimento.
La recomendación es que no esperes más de 30 minutos sin consumir proteínas, carbohidratos o líquidos. Durante este lapso tu cuerpo ya habrá generado cortisol que detona la acumular grasa y atrofia muscular. Durante este tiempo, tu cuerpo repone el glucógeno de tus músculos, lo cual ayuda a que este crezca y se recupere del entrenamiento, confirma el Instituto Australiano de Deportes.

2. Comer chocolate.
Un error es comer chocolate después de un ejercicio intenso, porque su grasa provoca que tu digestión sea más lenta, y lo cual puede provocar problemas como de estreñimiento, explica Brenda Solís, médica cirujana del Hospital General ISSSTE.

 3. Tomar bebidas energéticas.
Cabe aclarar que no es lo mismo consumir bebidas energéticas que deportivas. La diferencia es que las primeras no están recomendadas para aumentar el rendimiento deportivo porque no hidratan. Las bebidas energéticas contienen cafeína, ginseng, taurina, entre otros estimulantes que altas dosis causan nerviosismo, ansiedad y hasta problemas cardiacos.

Sergio Olvera Alba, director de Epidemiología de la Secretaría de Salud de Sonora, advierte que las bebidas energizantes prometen una dosis extra de energía pero pueden tener consecuencias fatales en el organismo; cuando se abusa puede originar una sobredosis.

4. Desvelarte.
Es fundamental tener un buen descanso a la noche, entre siete y ocho horas, esto ayuda a recuperar la energía gastada en el ejercicio. Además, favorece la producción de la hormona del crecimiento la cual permite la reparación de los músculos.

5. Bañarse inmediatamente.
Después de ejercitarte, el cuerpo alcanza una temperatura de 38 a 39.5°C. Cuando se expone a un ambiente frío de manera brusca, hay una descompensación que puede provocar problemas circulatorios y de presión arterial, afirma Johan Salas, director deportivo en el Colegio de Médicos en San José Costa Rica.

 

Relacionadas

visitas