VIVIR BIEN

Llamados para ser libres

El amor de Cristo nos premia y somos llamados a vivir a la luz de la libertad de él.



Llamados para ser libres

( )

15/09/2019 05:05 / Centro, Tabasco

POR: JUAN GÓMEZ
WWW.COALICIONPORELEANGELIO.ORG

Muchas veces, cuando hablamos de la libertad que tenemos en Cristo, nuestra reacción inicial es pensar solo en las implicaciones personales de esta libertad.

Esto se debe a que es fácil sentirnos abrumados por la sociedad y por nuestra naturaleza pecaminosa, que luchan continuamente contra nuestra nueva naturaleza para hacernos esclavos otra vez, o para hacernos sentir como si esta libertad todavía no hubiese sido alcanzada.

Sin embargo, somos llamados a vivir a la luz de la libertad que Cristo ganó por nosotros, confiando en que su Espíritu nos da el poder para ver y experimentar cambios profundos en nuestras vidas. Somos llamados a crecer funcionalmente en esta libertad o, dicho de otra manera, encontrar mayor libertad en ciertas áreas específicas al aplicar funcionalmente el evangelio a ellas.

Por ejemplo, por el poder de Dios obrando en nosotros, podemos ser cada vez más libres de la opinión de los demás, pues sabemos que somos aceptados por Dios y nuestra identidad está en Cristo. También, aplicando el evangelio a nuestras vidas, experimentamos mayor libertad ante la condenación que trae a nuestra mente el enemigo, o aún nosotros mismos, pues sabemos que somos perdonados y nuestra seguridad se halla en Él. Además, podemos encontrar mayor libertad a la interminable búsqueda de la felicidad, pues sabemos que nuestra satisfacción está en Dios.

Pero además de todo esto, el versículo principal y el resto del pasaje muestran una dimensión social que viene de la libertad que tenemos en Cristo. El amarnos a nosotros mismos nos encadena en lugar de liberarnos. Encontramos una libertad especial cuando nuestras preferencias, derechos, y privilegios pasan a un segundo término.

Es solo el amor de Cristo que nos apremia a vivir de esta forma, a la luz del evangelio y por el poder del Espíritu.

“Pues el amor de Cristo nos apremia, habiendo llegado a esta conclusión: que Uno murió por todos, y por consiguiente, todos murieron. Y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para Aquél que murió y resucitó por ellos”, 2 Corintios 5:14-15 .

Relacionadas

visitas