VIVIR BIEN

¿Qué es la conciencia?

Nuestra conciencia no es confiable, nuestra tarea es fortalecerla.



¿Qué es la conciencia?

( )

08/09/2019 05:05 / Centro, Tabasco

POR: EDUARDO DE LA PIEDRA
WWW.COALICIONPORELEVANGELIO.ORG

Uno puede pensar que tiene un buen concepto de sí mismo, pero puede encontrarse errado, porque su conciencia ha sido mal informada en cuanto a lo bueno y lo malo, lo justo o lo injusto.

La conciencia se puede comparar a unos frenos estropeados de una motocicleta: puede que hagan su función a veces, pero no te puedes fiar de ellos. Sin embargo, la conciencia del cristiano le puede estimular a hacer lo recto en las varias situaciones de la vida. LA CONCIENCIA DEL CREYENTE…

1. le anima a obedecer al gobierno bajo el cual reside (Ro. 13:5);

2. le dice que tolere a un jefe injusto (Ti. 2:9-10; 1 Pe.2:18-19);

3. le ayuda a respetar la conciencia de un hermano más débil en la fe (1 Co. 8:7, 10, 12);

4. TESTIFICA DE LA PROFUNDIDAD Y REALIDAD DE SU DEDICACIÓN ESPIRITUAL (RO. 9:1; 2 CO. 1:12; 4:2).

¿Qué debemos de hacer con nuestra conciencia? ¿Cómo podemos despertar una buena conciencia delante de Dios? Un cristiano tiene la obligación de educar y desarrollar su conciencia para que llegue a la madurez (2 Co. 1:12; Heb. 5:12-14). Para que la conciencia sea una guía segura y útil al creyente, se precisa rendir todo nuestro ser a la Palabra de Dios. El apóstol Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, escribió lo siguiente sobre la capacidad que tiene la Palabra de Dios para obrar poderosamente en la vida del creyente:

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar [nuestra mente], para redargüir [nuestros sentimientos], para corregir [nuestra voluntad], para instruir [nuestra conciencia] en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra", 2 Timoteo 3:16-17.

La única forma de poder informar correctamente nuestra mente, canalizar bien nuestros sentimientos, tener una guía útil para nuestro comportamiento, e instruir nuestra conciencia para el bien se encuentra en la bendita y poderosa Palabra del Señor.

Relacionadas

visitas