VIVIR BIEN

¿Tu príncipe quiere ser un artista?

Lo más importante a tener en cuenta es que lo eduques, para que haga bien su trabajo.



¿Tu príncipe quiere ser un artista?

(Agencias)

Es necesario que se promueva el talento que tienen tus pequeños.

23/08/2019 04:03 / Centro, Tabasco

Desde pequeños, algunos niños muestran un talento especial por una actividad artística, bien sea pintura, ballet, teatro o música. La mayoría de los padres lo ven con cierta preocupación, esperan que en algún momento los niños salgan con el cuento de que "quieren ser artistas". Dado que los padres quieren lo mejor para ellos, muchos preferirían que se decantaran por una profesión que les asegurara un buen puesto de trabajo.

¿Cómo se debe afrontar esta situación en casa? Te damos las claves para abordar y apoyar a tus hijos, en el caso de que tomen esta decisión.

Lo primero que debes tener en cuenta es que al niño no se le ha ocurrido "de la noche a la mañana". Puede que en vuestra familia seáis artistas, en cuyo caso, es probable que se haya visto influenciado por el entorno. Pero, ¿y si no es así? ¿DE DÓNDE LE VIENE ESTA IDEA? Quizás simplemente disfrute pintando, actuando, escribiendo, bailando, o quizá algún profesor le haya hecho ver su talento por una determinada actividad.

También ocurre con frecuencia que programas de televisión o sus muñecas favoritas despiertan su interés por este tipo de profesiones. Sea como sea, habla con él/ella y pregúntale por qué quiere ser artista. De este modo, sabrás hasta qué punto lo desea y cuánto ha madurado la decisión.

OLVIDA TUS PREJUICIOS
El problema de base reside en un prejuicio social que los padres tenemos interiorizado.  Las profesiones técnicas o relacionadas con ciencias están "mejor vistas" que las artísticas, porque se asocian al éxito económico.

Ahora bien, a la hora de pensar en el futuro de nuestros hijos, cabe preguntarse: ¿Qué es más imp o r t a n te , q u e g a n e dinero o que sea feliz? La profesión que escoja debería realizarle como persona más que cualquier otra cosa, aunque ello conlleve tener menos sueldo a fin de mes.

Con ésto no queremos decir que peques de un exceso de idealismo. Debes preguntarte si el tipo de personalidad de tu hijo encaja, si realmente es lo que quiere hacer, y si es consciente de cómo es la profesión que ha elegido. Tu misión es orientarle aunque él tome la decisión. Hazle ver las ventajas e inconvenientes, pregúntale de qué va a vivir para que reflexione desde un punto de vista realista.

La clave, por tanto, está en buscar un equilibrio. Ni fomentar vanas ilusiones ni dejarse llevar por la idea del dinero y el prestigio.

Relacionadas

visitas