NOTICIAS

Testigo presencial hunde a feminicida

El 28 de julio Domingo “N”, le asestó 11 puñaladas a su ex mujer en la colonia Tamulté de las Barrancas.



Testigo presencial hunde a feminicida

(Tabasco HOY)

El cuerpo sin vida de Elizabeth quedó tendido sobre la banqueta.

13/08/2019 05:07 / Centro, Tabasco

Un hombre vio desde el otro lado de la calle cuando con un cuchillo, la ex pareja sentimental de Elizabeth “N”, le asestó 11 puñaladas, cayendo seriamente herida sobre el pavimento, todavía alguien le gritó al agresor; “no la mates, piensa en tus hijos...”, pero el sujeto lleno de coraje prosiguió.

Eran las 04:00 horas de la mañana, en la colonia Tamulté de las Barrancas, en la calle Libertad, ahí ocurrieron los hechos, estaba mal iluminada propiciando un aspecto fantasmal y sólo los ruidos de los carros se escuchaban constantemente. Elizabeth “N” de 36 años, venía de trabajar como mesera para ganarse la vida y mantener a sus hijos.

Esa madrugada del 28 de julio del 2019, la occisa estaba ilusionada, luego de una jornada de trabajo quería llegar pronto a su casa para ver a sus cuatro hijos, descansar unas horas y por la tarde llevarlos a pasear como acostumbraba hacerlo.

Elizabeth “N” era muy precavida, se cuidaba mucho ante la inseguridad en las calles, siempre que salía de trabajar, miraba para todos lados, se fijaba bien quién la seguía o no, pero nunca se imaginó que su ex marido Domingo “N” la estaba esperando.

Días antes, el agresor había pensado en toparse con su ex mujer, pues pese a que desde hace cuatro años no había nada entre ellos, Domingo “N” nunca reconoció la realidad.

Segundos antes de que se cometiera el feminicidio, un carro pasó cerca de la mujer e iluminó el lugar, Elizabeth no vio nada sospechoso, siguió caminando, pero diez pasos más adelante de pronto le salió su ex marido quien empezó amenazarla con matarla, ella le dijo que la dejara en paz, que no quería verlo.

El hombre de 46 años llevaba un cuchillo con el cual la empezó a agredir; la mujer gritó pidiendo auxilio: “No lo hagas, Domingo, has perdido la razón, no me mates”, suplicó ella. 

Desde la otra acera, un hombre -del cual se omite su nombre-, le gritó que la dejara, que pensara en sus hijos: “te vas a meter en problemas”, pero la petición no encontró eco en Domingo, quien no descansó hasta ver en el piso a la madre de sus hijos, según consta en la carpeta de investigación. 

La mujer se resistía a morir, la sangre se desbordó y en pocos minutos expiró; médicos forenses revelaron que la causa de la muerte fue anemia aguda producida con arma blanca.

Relacionadas

visitas