NOTICIAS

Su hijastro planeó el asesinato

La víctima tras ser secuestrado reconoció a su entenado, y por eso se cree que éste ordenó que lo mataran.



Su hijastro planeó el asesinato

(Cortesía)

Francisco Antonio 'N' y Eduardo Enrique 'N'.

11/08/2019 08:48 / Centro, Tabasco

Dos de los responsables del secuestro y homicidio del ganadero Enrique Herrera San Lucas, encontrado sin vida en el municipio de Macuspana, fueron asegurados en el estado de Chiapas; el hijastro de la víctima fue señalado como el autor intelectual, quien tenía la intención de cobrar un millón de pesos.

De acuerdo al resultado de las primeras investigaciones de la Fiscalía General del Estado, de Tabasco y Chiapas, de los hechos que fueron dados a conocer el pasado 31 de julio, se tuvo conocimiento del secuestro del señor Enrique Herrera San Lucas, originario de Palenque y propietario del rancho San Enrique, que se ubica en el tramo carretero Villahermosa-Escárcega.

Los secuestradores realizaron llamadas telefónicas a la familia, solicitando primero la cantidad de 150 mil pesos, los cuales debían ser entregados el día 2 de agosto al mediodía, sin embargo, el ganadero fue localizado sin vida el día 3, en el poblado Bonanza, Macuspana, a un costado de la carretera.

Sin embargo, las primeras indagatorias revelaron que el hijastro de la víctima, que responde al nombre de Eduardo Enrique “N”, quien lo acompañaba al momento en que ocurrieron los hechos, está vinculado a un grupo delictivo que opera en la región cometiendo asalto y abigeato. 

Asimismo, a través de las diligencias se logró conocer que Eduardo Enrique “N” fue quien planeó el secuestro, toda vez que la víctima estaba por vender su rancho en la cantidad de 4 millones de pesos, sin embargo, la operación de la compra-venta se canceló el mismo día del secuestro, determinando quitarle la vida al ganadero debido a que los había reconocido.

Con las pruebas recabadas se llevó a cabo la detención de Eduardo Enrique “N” y Francisco Antonio “N”, por su probable participación en este hecho, quedando a disposición del Juez de Control de Playas de Catazajá, Chiapas, dentro de la causa penal número 33/2019, por lo que podrían enfrentar una pena de 170 años de prisión por los delitos de secuestro y homicidio.

Relacionadas

visitas