NOTICIAS

Rechazan Tren Maya en Península de Yucatán

El Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible y el colectivo GeoComunes, expresaron su rechazo al Tren.



Rechazan Tren Maya en Península de Yucatán

(Tabasco HOY )

El Tren Maya pretende traer desarrollo con base en un esquema que en los últimos 30 años no se ha registrado en el país.

04/07/2019 17:50 / Mérida, Yucatán

El Tren Maya es un nuevo eslabón de los megaproyectos que, en los últimos 30 años, han invadido a la Península de Yucatán para favorecer intereses empresariales por encima de los recursos naturales y de la permanencia de los pueblos indígenas, plantearon comunidades mayas y organizaciones de la sociedad civil.

Voceros de comunidades mayas en conjunto con el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS) y el colectivo GeoComunes, expresaron su rechazo al Tren Maya, tras advertir que es un megaproyecto que impulsa la expansión urbana, turística, agroindustrial e industrial en beneficio de grandes inversionistas pero desplazando a los pueblos indígenas y despojándolos de sus tierras.

El modelo de infraestructura que promete el Tren Maya es similar al que enfrentó la Península de Yucatán en los últimos 30 años, tal como se puede comprobar mediante una herramienta de visualización cartográfica que fue presentada por los voceros de las comunidades mayas, el CCMSS y GeoComunes.

Resultado de imagen para TREN MAYA

A través de la herramienta interactiva es posible advertir los impactos socioambientales en la Península de Yucatán motivados por los polos de desarrollo como fue el caso de Cancún, Quintana Roo; o Ciudad del Carmen, Campeche.

Sobresalen los impactos derivados de megaproyectos vinculados a cuatro sectores: inmobiliario, turístico, agroindustrial y energético.

Por ejemplo, en los últimos 28 años la superficie urbana en la Península de Yucatán creció de 48 a 75 mil hectáreas de las cuales, el 30 por ciento se realizó sobre tierras ejidales. Los ejidos más afectados por la expansión urbana fueron los de Isla Mujeres, Playa del Carmen y A.Bonfil, esto coincide con el crecimiento de Cancún y Playa del Carmen.

Se advierte que la expansión turística está asociada a una alta demanda de tierra y agua ya que sólo en Quintana Roo existen 7 mil 227 hectáreas de superficie hotelera y 85 kilómetros de litoral urbanizado entre Cancún y Tulum.

Resultado de imagen para TREN MAYA

Mientras que el volumen de agua subterránea concesiona para hoteles representa el 50 por ciento del volumen total en Quintana Roo, con 55 millones de metros cúbicos. 

Se identifica también que la expansión de la agroindustria principalmente para el cultivo de soya, los nuevos parques industriales y los proyectos de energías renovables, acaparan tierras ejidales e incentivan la especulación de la tierra.

"Vemos que hay tres olas de expansión de megaproyectos en la Península. De 1975 a 1992, es la consolidación del proyecto turístico-inmobiliario en Cancún; entre 1992 y 2008 crece la Riviera Maya; y actualmente estamos iniciando el tercer ciclo de expansión de Tulum a Bacalar ahora con el Tren Maya que es una nueva forma de desarrollo concesionado a capitales privados.

El Tren Maya pretende traer desarrollo con base en un esquema que en los últimos 30 años ha generado devastación en la Península para las comunidades mayas y el papel fundamental que debe jugar el Estado es la promoción de evaluaciones de impactos socioambientales que incluyan la perspectiva de las comunidades", afirmó Adrián Flores, investigador de GeoComunes.

La demanda de tierras de parte del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) para el Tren Maya ha generado divisiones entre los ejidos de la Península de Yucatán, expresó Sergio Madrid, director ejecutivo del CCMSS.

"Fonatur está en un proceso de adquirir tierra para el Tren Maya no solo para las vías, sino es un proyecto inmobiliario. Esto está generando división y especulación en las comunidades. Hay un proyecto del Tren Maya para construir subcentros de 50 mil habitantes.

Relacionadas

visitas