VIVIR BIEN

Los guiara hasta la verdad

Porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que haya oído y les anunciará las cosas que van a suceder.


cancilleria@diosesistabasco.org.mx


Los guiara hasta la verdad

(Internet)

16/06/2019 05:06 / Centro, Tabasco

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 16, 12-15

EN AQUEL TIEMPO, JESÚS DIJO A SUS DISCÍPULOS: "AÚN TENGO MUCHAS COSAS QUE DECIRLES, PERO TODAVÍA NO LAS PUEDEN COMPRENDER. PERO CUANDO VENGA EL ESPÍRITU DE LA VERDAD, ÉL LOS IRÁ GUIANDO HASTA LA VERDAD PLENA, PORQUE NO HABLARÁ POR SU CUENTA, SINO QUE DIRÁ LO QUE HAYA OÍDO Y LES ANUNCIARÁ LAS COSAS QUE VAN A SUCEDER. EL ME GLORIFICARÁ, PORQUE PRIMERO RECIBIRÁ DE MÍ LO QUE LES VAYA COMUNICANDO. TODO LO QUE TIENE EL PADRE ES MÍO. POR ESO HE DICHO QUE TOMARÁ DE LO MÍO Y SE LO COMUNICARÁ A USTEDES".
PALABRA DEL SEÑOR. GLORIA A TI, SEÑOR JESÚS 

Las palabras de Jesús en Juan 16,12-15 forman parte de aquella sección del Evangelio de Juan que los exegetas llaman el libro de la revelación. Jesús, en el discurso de despedida, se revela en profunda intimidad, los llama amigos, les promete su Espíritu Santo que los acompañará en el acoger el misterio de su Persona. Los discípulos, luego, son invitados a crecer en el amor hacia el Maestro, que se ofrece totalmente a ellos.

Siempre, en esta sección, se pueden separar tres secuencias o partes bien delimitadas. La primera comprende los capítulos 13-14 y tiene como hilo conductor el siguiente tema: la nueva comunidad está fundada sobre el mandamiento nuevo del amor. Con sus instrucciones, Jesús explica que la práctica del amor es el itinerario que la comunidad debe recorrer en su camino hacia el Padre. En la segunda Jesús describe el rostro de la comunidad en medio del mundo. Les recuerda que la comunidad por Él fundada desarrolla su misión en un mundo hostil, y sólo a través de la práctica del amor es posible su crecimiento agregando nuevos miembros. En ésto consiste el “llevar frutos” por parte de la comunidad.

Las condiciones pedidas para un amor fecundo en el mundo: estar unidos a Jesús. De Él dimana la vida, el Espíritu (Jn 15,1-6); la unión a Jesús con un amor que responde al suyo de modo que se establezca una relación de amistad entre Jesús y sus discípulos. Aunque la misión de la comunidad, semejante a la de Jesús, tendrá lugar en medio del odio del mundo, sin embargo, los discípulos estarán sostenidos por el Espíritu. Jesús les revela que la misión en el mundo comporta dolor y gozo, y que Él estará ausente-presente, estará con ellos todos los días, hasta el fin del mundo, les asegura la ayuda del amor del Padre y su victoria sobre el mundo.

La tercera parte de la sección contiene la plegaria de Jesús: Él ruega por la comunidad presente (Jn 17,6-19); por la comunidad del futuro y expresa el deseo de que el Padre honre a todos los que lo han reconocido y, finalmente, que se cumpla su obra en el mundo. Precedentemente en Jn 15,15, Jesús había comunicado a sus discípulos lo que había oído del Padre. Este mensaje no sería y no podía ser comprendido por sus discípulos en toda su fuerza. El motivo es que los discípulos ignoran por el momento el significado de la muerte en cruz de Jesús y la substitución del viejo modo de ser salvado. Con su muerte se abre una nueva y definitiva intervención salvífica en la vida de la humanidad. Los discípulos comprenderán las palabras y los gestos de Jesús después de su resurrección o después de su muerte.

Es determinante el papel del Espíritu Santo como intérprete del misterio de la vida de Jesús en la vida de los discípulos: es su guía en el emprender el justo cometido a favor del hombre. Para obtener éxito en su actividad a favor del hombre deben por un lado escuchar las problemáticas de la vida y de la historia y por otra parte estar atentos a la voz del Espíritu Santo, única fuente atendible para dar con el verdadero sentido de los sucesos históricos en el mundo. Después Jesús explica las modalidades con las que el Espíritu Santo interpreta la vida y la historia humana. Ante todo manifestando su “gloria”, lo que quiere decir que “tomará de lo suyo”. Más específicamente “de lo mío” quiere decir que el Espíritu Santo toma de Jesús el mensaje, toda cosa pronunciada por Él. Manifestar la gloria quiere decir manifestar el amor que Él ha demostrado en su muerte. Estas palabras de Jesús son muy importantes porque evitan el reducir el papel del Espíritu Santo a una iluminación.

Lo suyo es una comunicación del amor de Jesús que los pone en sintonía con su mensaje, pero también con el sentido profundo de su vida: el amor demostrado donando la propia vida sobre la cruz. En esto consiste el papel del Espíritu Santo, Espíritu de verdad.

El escuchar el mensaje y su penetración, el estar en sintonía con el amor, son dos aspectos del papel del Espíritu Santo que permiten a la comunidad de los creyentes interpretar la historia.

Todavía mejor, las palabras de Jesús intentan comunicar que sólo a través de la comunicación del amor por parte del Espíritu Santo es posible conocer qué es el hombre, entender la meta de su vida, y realizar un mundo nuevo. El modelo es siempre el amor de Jesús.

Cuando Jesús dice que “todo lo que posee el Padre es mío” ¿qué cosa quiere decir? Ante todo que esto que Jesús posee es en común con el Padre. El primer don del Padre a Jesús ha sido su gloria, más específicamente, el amor leal, el Espíritu. Esta comunicación no ha de entenderse como estática sino dinámica, quiere decir continua y recíproca. En este sentido, el Padre y Jesús son uno. 

Tal comunicación recíproca y constante compenetra la actividad de Jesús, el cual puede realizar las obras del Padre, su diseño sobre la creación. Para ser capaces de entender, de interpretar la historia, los creyentes son llamados a estar en sintonía con Jesús, aceptando en su existencia la realidad de su amor y concretizándolo a favor del hombre.

Tal es el diseño del Padre: el amor de Jesús por sus discípulos va investido de la realización del hombre.

El diseño del Padre que se ha realizado en la vida de Jesús, debe realizarse en la comunidad de los creyentes y guiar el empeño de los creyentes por promover la vida de los hombres.

¿Quién es el ejecutor del diseño del Padre en la vida de Jesús? Es el Espíritu Santo, que uniendo Jesús al Padre, realiza y lleva a cumplimiento el proyecto del Padre y hace a la comunidad de lo  creyentes partícipes de esta actividad dinámica de Jesús: “tomará de lo mío”, la comunidad, gracias a la acción del Espíritu de la verdad, lo oye en su mensaje, lo concretiza como amor para comunicarlo. El Espíritu Santo comunica a los discípulos de Jesús toda la verdad y riqueza de Jesús; el lugar en el que habita es Jesús; “viene” a la comunidad; acogido, hace a la comunidad partícipe del amor de Jesús.

Relacionadas

visitas