NOTICIAS

Seguirá zona indígena en resistencia

Campesinos argumentan que ganan menos de 100 pesos al día, para medio comer y no les quedaría para la luz eléctrica.



Seguirá zona indígena en resistencia

(Foto: Román Hernández)

Desde hace más de 24 años no pagan la luz en la zona indígena de Nacajuca, por las condiciones de extrema pobreza y el desempleo.

20/05/2019 06:44 / Nacajuca, Tabasco

El borrón y cuenta nueva de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ha creado preocupación en varias zonas indígenas del municipio, porque miles de personas carecen de un empleo fijo con el que puedan cumplir con el pago de la energía eléctrica; muchos son campesinos que sólo trabajan uno o dos días a la semana, ganando menos de cien pesos, que medio les alcanza para sobrevivir.

Vicente Hernández Pérez, delegado municipal del poblado Tucta, dijo estar preocupado por el fantasma del desempleo en los campesinos indígenas de la comunidad, ya que lo poco que ganan con dos o tres días a la semana les alcanza para medio comer, lo que apenas alcanzaría para cubrir gastos de energía eléctrica.

Las condiciones de extrema pobreza de nuestra gente será un factor para que no pague la luz, además de que muchos, por la costumbre que tiene de no pagar desde hace veinticuatro años, también será factor para que incumplan con esta nueva tarifa, dijo.

La gran desigualdad de oportunidades ocasionadas por la política social de los gobiernos mexicanos ha sumido en extrema pobreza a miles de familias indígenas, reflejándose en ellos las carencias en alimentación, vestimenta y vivienda; ocasionando también la nula oportunidad de alcanzar una profesión, comentó

Asimismo, Filemón Sánchez, quien vive entre las inmediaciones del poblado Guaytalpa y el poblado Soyataco, dijo que se desempeña como jornalero ganando 100 pesos durante un día de trabajo, pero cuando el empleo de jornalero escasea, se dedica a tejer cortinas de junco, pero el problema es que también escasean los compradores; esta situación hace que al día tenga que comprar sólo 30 pesos de carne para que le alcance para el tomate, aceite y arroz, así también como maíz para hacer pozol y tortillas.

Junto con su esposa e hija de escasos cuatro años, habitan en una casa que carece de todo, desde el techo, paredes, así como baños y cocina; la cocina es un fogón que muy poco es encendido debido a que casi no hay nada qué cocinar. Las carencias de su casa lo hacen sufrir en tiempos de lluvia y en los días de calor padecen la proliferación de mosquitos que con esta temperatura se incrementan de manera indiscriminada sin que el sector salud realice fumigaciones.

En tanto que para Alejandro Rodríguez Sánchez, del poblado Guaytalpa, de 19 años de edad, su pobreza lo ha marginado y no ha podido continuar sus estudios profesionales, aunque cuenta con estudios de bachillerato terminados, éste no tiene ninguna posibilidad de continuar con la carrera que él quisiera obtener que es la de Administración de Empresas.

Rodríguez Sánchez dijo que es el mayor de 7 hermanos y es él junto con su madre quienes provén de alimento a la familia, destacó que trabajando y estudiando, logró terminar sus estudios de bachillerato en el plantel 21 .