NOTICIAS

Viven 100 choles con hambre

En Chivalito, cuarta sección, los habitantes aún no cuentan con luz eléctrica, atención médica, y mucho menos educación.



Viven 100 choles con hambre

(Mario Alberto Mendoza)

Las viviendas, hechas de guano yucateco, muestran la marginación existente en la comunidad.

08/02/2019 06:34 / Macuspana, Tabasco

En la oscuridad de la ignorancia y el olvido, aunque se encuentran a tan sólo mil metros de la luz eléctrica y otros servicios, 100 personas de 28 familias de la etnia chol, que habitan en Chivalito, cuarta sección, esperan la llegada aún de la modernidad.

Sus viviendas, hechas de guano yucateco, que abunda en la zona, plasman la urgente necesidad de ser rescatados de la marginación, como lo reconoce don Juanito Vázquez, anciano de 90 años, que a duras penas entiende su nombre.

Con sus escasas palabras, el anciano asegura que ya nadie sabe que existen, pues nunca los visitan.

Las casas, perdidas entre el follaje de la maleza, y árboles asentados en la escarpada ladera de los cerros que circundan el pequeño poblado, perdido entre la geografía tabasqueña y chiapaneca, pues nadie sabe a cuál estado pertenecen, en realidad.

Con cara de alegría, María Guadalupe Vázquez sostiene que ella sí sabe leer, pero para ello salió a estudiar a Melchor Ocampo, por lo que sirve de enlace entre el reportero y las personas que asoman sus rostros temerosos, de entre sus humildes viviendas. 

No hay calles, sólo pequeños caminos que llevan hasta las casitas, el agua la toman de arroyos que serpentean entre las rocas de la zona, pues viven de la siembra del maíz.

Ya sin más, señalan que el alimento es escaso, al igual que sus ingresos económicos, por lo que la pobreza es tal que se alumbran con pequeños candiles hechos de frascos, y cocinan algo para aplacar el hambre en fuego hecho en la tierra.

Los pequeños parecen ser sacados de sitios lejanos, sus miradas reflejan la inquietud de desconocer lo que les rodea, por lo que preguntan si la situación que lleva a Tabasco HOY hasta allá es para llevarles algo.

De esa manera, en pleno siglo XXI, estos 100 choles se encuentran en el olvido, radicalizan su estancia en Chivalito, cuarta sección, al no saber si pertenecen a Tabasco o al estado de Chiapas.