NOTICIAS

Caos vial y sin clases

Cierre de vialidades principales afectó a medio millón de estudiantes de educación básica y las actividades laborales.



Caos vial y sin clases

(Fotos: Saddyd Mora / Simón Hernández)

La protesta del magisterio del SITET y del SNTE atiborró la avenida Méndez.

07/12/2018 17:01 / Centro, Tabasco

Para exigir el pago de sus prestaciones, los maestros, personal administrativo y de intendencia, afiliados a los sindicatos Independiente de Trabajadores de la Educación de Tabasco (SITET) y Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), dejaron sin clases a casi medio millón de estudiantes de educación básica y bloquearon tres vías principales de Villahermosa. Todo empezó a las 8:00 horas cuando unos 33 mil trabajadores, entre maestros y administrativos, de los niveles preescolar, primaria y secundaria, decidieron no llegar a sus áreas de trabajo, y los que acudieron no impartieron clases.

Del total de trabajadores, al menos tres mil 200 decidieron protestar en la avenida Méndez, frente a la sede de la Secretaría de Educación (Setab). La falta de maestros se reflejó en la ausencia de 80 por ciento de los estudiantes en las escuelas. Tal es el caso de la Luis Donaldo Colosio en la colonia Casa Blanca y la Benito Juárez en la colonia Atasta de Serra. Esto propició inconformidad en los padres de familia, aunque también fueron compresibles con la exigencia de los maestros.

El paro de las labores escolares solamente fue el principio. Dos horas más tarde, dos grupos se desprendieron del bloqueo inicial en Gregorio Méndez Magaña y se trasladaron al cruce con Paseo Tabasco y la glorieta del monumento al coronel Sánchez Magallanes (La Chichona), para bloquear las vías. El bloqueo en la avenida Paseo Tabasco y Gregorio Méndez molestó a los automovilistas, quienes tuvieron que dar reversa con el propósito de salir del tráfico.



Incluso, el conductor de un vehículo Ford Fiesta, con placas 364-XMC sacó un machete para intimidar a los docentes.

Mientras tanto, en la avenida Ruiz Cortines, a la altura del monumento a Sánchez Magallanes, otro grupo bloqueó toda la glorieta y los cuatro carriles. En su desesperación, los mismos automovilistas quitaron dos muretes del camellón para librarse del tráfico.