VIVIR BIEN

Santo de la semana: San Pío de Pietrelcina

Al igual que el apóstol Pablo, puso en la cumbre de su vida y de su apostolado la Cruz de su Señor como su fuerza.



Santo de la semana: San Pío de Pietrelcina

(Foto: Especial)

23/09/2018 05:05 / Centro, Tabasco

Padre Pío de Pietrelcina, dignísimo seguidor de San Francisco de Asís, nació el 25 de mayo de 1887 en Pietrelcina, Archidiócesis de Benevento, hijo de Grazio Forgione y de María Giuseppa De Nunzio.

El 6 de enero de 1903, cuando contaba 16 años, entró en el noviciado de la orden de los Frailes Menores Capuchinos en Morcone, donde el 22 del mismo mes vistió el hábito franciscano, y recibió el nombre de Fray Pío. Acabado el año de noviciado, emitió la profesión de los votos simples, y el 27 de enero de 1907 la profesión solemne.

Después de la ordenación sacerdotal, recibida el 10 de agosto de 1910 en Benevento, por motivos de salud permaneció en su familia hasta 1916. En septiembre del mismo año fue enviado al Convento de San Giovanni Rotondo, y permaneció allí hasta su muerte.

Enardecido por el amor a Dios y al prójimo, vivió en plenitud la vocación de colaborar en la redención del hombre, según la misión especial que caracterizó toda su vida y que llevó a cabo mediante la dirección espiritual de los fieles, la reconciliación sacramental de los penitentes, y la celebración de la Eucaristía.