Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Canelo vs Golovkin, historia interminable de una revancha

Se confirma el combate Canelo vs GGG 2 después de amenazar varias veces con que no hubiera pelea.

El 15 de septiembre será la fecha en la que Saúl ‘Canelo’ Álvarez y Gennady Golovkin se enfrentarán en el T-Mobile Arena de Las Vegas. Lo harán casi un año después de su primera pelea, el 16 de septiembre de 2017. En aquella ocasión el combate de estos dos pesos medianos concluyó en tablas. Empate con decisión que fue bastante criticado por los medios especializados, aunque no se pusieran de acuerdo en si era el mexicano o el kazajo quien debería haber sido declarado vencedor.

Esta segunda pelea llega después de una larga batalla fuera del ring. El Golovkin vs Canelo II se debería de haber disputado en mayo, pero tuvo que ser aplazado y desde entonces a menudo se ha hablado de que ni siquiera llegase a haber pelea. El principal problema parecía ser el desacuerdo en los porcentajes de las ganancias, pero finalmente parece que se ha superado este obstáculo.

Hace apenas unos días, Óscar de la Hoya declaraba que no podía desaprovechar esta ocasión. El “Golden Boy” es el fundador de Golden Boy Promotions, quienes representan al boxeador de Juanacatlán Canelo Álvarez.

Esta revancha beneficia a ambos púgiles y fue muy demandada por los aficionados después de un primer enfrentamiento sin vencedores ni vencidos. Canelo sigue buscando el combate de su consagración, algo que podría conseguir si gana al que está considerado por la prestigiosa revista The Ring como el mejor boxeador libra por libra (de todas las categorías) de la actualidad. Golovkin necesita una pelea multimillonaria con la que evitar que los nuevos talentos le eclipsen; la Triple G tiene 36 años y debe buscar rivales contra los que pueda generar ingresos pero también tenga la certeza de que puede ganar.

Sin embargo, con tantas idas y venidas, este segundo cara a cara ha perdido algo de interés. En un principio el combate estaba programado para el pasado 5 de mayo, pero el positivo de Canelo por clembuterol hizo que no hubiera tiempo para prepara esta pelea.

En el mes de febrero, los días 17 y 20, Canelo dio positivo en los controles antidoping. El jalisciense lo atribuyó desde el principio al hecho de haber consumido carne procesada, asegurando que es un problema público en México y que “le ha pasado a cientos de deportistas”. La sanción podría haber sido de hasta un año de suspensión, pero la estrategia del púgil pasó por admitir la culpa para que finalmente se quedase en la mitad y que la pelea con GGG se pudiera celebrar en 2018. Finalmente quedó en 6 meses, por lo que el tapatío podrá pelear en septiembre.

Golovkin no canceló su cita del mes de mayo y peleó contra Vanes Martirosyan. El combate terminó en victoria clara del kazajo que sumó el triunfo número 38 de su carrera y un nuevo KO. GGG tiene un porcentaje de victorias por nocaut del 87’2%, el más alto de la historia del peso mediano. Pero el hecho de pelear contra Martirosyan hizo que Golovkin perdiera el título de la FIB. Al haberse cancelado la pelea con Canelo, la Federación Internacional de Boxeo quería que el kazajo atendiese una pelea obligatoria antes del 3 de agosto, que sería ante el invicto Sergiy Derevyanchenko. Golovkin y su equipo consideraron que no había tiempo de preparar la mandatoria ante el ucraniano, por lo cual la FIB decidió retirarle el título. Aun así, Triple G todavía cuenta con los cinturones del Consejo Mundial de Boxeo y el de la Asociación Mundial de Boxeo.

Solucionado el tema del positivo de Canelo y acordadas las condiciones del combate de septiembre, la pelea empieza a tomar color desde fuera del ring.

En el primer combate, Canelo contó con apoyos como el del ex campeón de peso supermediano Carl ‘La Cobra’ Froch. El inglés declaró que sería el tapatío quien se impondría ante el kazajo, aunque puede que le influenciase el hecho de que no haya muy buena relación entre La Cobra y GGG. Froch se retiró en 2015 y desde entonces ha hecho labores de comentarista y también se ha acercado al mundo del poker, sin embargo en 2016 Golovkin pretendía sacar al británico de su retiro para que se enfrentase a él. Finalmente el único enfrentamiento que se produjo fue a través de las redes sociales, y Golovkin tuvo que seguir buscando rival.

La confrontación dialéctica que suele preceder a este tipo de combates ha empezado también para el Canelo vs GGG 2. En esta ocasión todavía no se han escuchado voces a favor de una victoria del mexicano. Es el entrenador de Golovkin quien ha hablado.

Abel Sánchez, originario de Tijuana, cree que el kazajo se impondrá por nocaut y le pide a Canelo “que no corra”. Hasta el púgil mexicano es consciente de que la pegada de GGG es mortal; Canelo tiene mejor técnica pero Golovkin es más fuerte.

En el primer combate entre ambos, Canelo supo afrontar esta desventaja moviéndose bien y aprovechando el contraataque. Dominó los tres primero rounds aunque luego fue Golovkin quien tuvo ventaja. Sánchez quiere que el tapatío se plante y combata en la distancia corta, algo que evidentemente le perjudicaría.


No parece que Canelo vaya a hacerle mucho caso a Sánchez. El boxeador tendrá que buscar la manera de contrarrestar la potencia del kazajo y saber encontrar el momento de golpear para hacerlo de la forma más efectiva posible. El de Juanacatlán ya ha declarado que le da lo mismo si el combate termina en KO o por decisión técnica, que lo único que quiere es ganar.

Saúl Canelo Álvarez sumaba ante Golovkin el segundo empate de su carrera. Ha ganado 49 peleas, 34 por nocaut. La única derrota en su haber fue en 2013, cuando contaba con apenas 23 años; se enfrentó en peso superwélter al invicto Floyd Mayweather Jr. quien lo superó tras 12 asaltos.

Para Gennady Golovkin el empate con Canelo fue una experiencia que no había vivido hasta entonces. Por el momento, tampoco conoce la derrota.