// Publicidad smartadserver
VIVIR BIEN

Cirilo, obispo de Jerusalén

Era un hombre suave de carácter, enemigo de andar discutiendo, que deseaba más instruir que polemizar.



Cirilo, obispo de Jerusalén

(Especial)

18/03/2018 05:06 / Centro, Tabasco

San Cirilo nació cerca de Jerusalén, y fue arzobispo de esa ciudad durante 30 años, de los cuales estuvo 16 años en destierro. 5 veces fue desterrado: tres por los de extrema izquierda, y dos por los de extrema derecha.

Era un hombre suave de carácter, enemigo de andar discutiendo, que deseaba más instruir que polemizar, y trataba de permanecer neutral en las discusiones. Pero por eso mismo una vez lo desterraban los de un partido, y otra vez los del otro. 

Aunque los de cada partido extremista lo llamaban hereje, sin embargo San Hilario (el defensor del dogma de la Santísima Trinidad) lo tuvo siempre como amigo, y San Atanasio (el defensor de la divinidad de Jesucristo) le profesaba una sincera amistad, y el Concilio general de Constantinopla, en el año 381, lo llama "valiente luchador para defender a la Iglesia de los herejes que niegan las verdades de nuestra religión".

Al volver de su último destierro que duró 11 años, encontró a Jerusalén llena de vicios y divisiones, y se dedicó con todas sus fuerzas a volver a las gentes al fervor y a la paz, y a obtener que los que se habían pasado a las herejías volvieran otra vez a la Santa Iglesia Católica.