NOTICIAS

10 gobernadores acusados de corrupción fotografiados en el 2012

Los llamados 'Los Virreyes', de extracción priístas que enfrentan cargos penales posaron para una foto con EPN.



10 gobernadores acusados de corrupción fotografiados en el 2012

(Especial)

La imagen fue captada el 1 de diciembre de 2012.

18/04/2017 18:03 / Centro, Tabasco

Ayer de poses, de sonrisas… el que se mueve, no sale en la foto. El 1 de diciembre de 2012 enmarcó el encuentro del presidente Enrique Peña Nieto y gobernadores, la imagen captada durante la toma de posesión hoy es referente: 10 de los 19 gobernadores de extracción priista que aparecen en ella, enfrentan cargos penales, han sido procesados o están bajo sospecha.

La nota presentada por Ciro Gómez Leyva en Imagen Noticias da cuenta de mandatarios estatales que eran llamados "Los Virreyes", de aquellos que podían hacer cuanto quisieran en sus estados; de ellos… tres se encuentra presos, uno más está bajo proceso; uno está en calidad de prófugo, uno se esfumó, dos más envueltos en la polémica.



A detalle: Fausto Vallejo dejó el cargo, tras señalamientos de corrupción y presuntos nexos con el crimen organizado, lo sustituyó Jesús Reyna, quien está preso por nexos con el narco; mientras que Egidio Torres estaría en capilla.

En el listado se aprecia a Rodrigo Medina, ya procesado; Andrés Granier, preso en un hospital desde 2013. Los Duarte: César, de Chihuahua, que se encuentra prófugo; Javier, de Veracruz, éste fue detenido el pasado sábado, en Guatemala.

Y aunque aún no hay cargos en su contra, desde hace algunos meses no se sabe nada de Roberto Borge, el exmandatario de Quintana Roo.



También se aprecia a Rubén Moreira, quien está bajo sospecha por no haber actuado contra los supuestos excesos de su antecesor, su hermano Rubén Moreira.

Y qué decir de Roberto Sandoval, señalado por cubrir al fiscal Edgar Veytia, sí, el mismo que fue detenido en Estados Unidos por narcotráfico; además de Mario Anguiano, acusado de desvío de recursos por el Congreso local.

A Tomás Yarrington y a Eugenio Hernández se les culpa de permitir la impune actuación del crimen organizado. Se distinguen a Fidel Herrera, de quien tampoco se sabe nada.

Con información de Excélsior