web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

‘No tengas miedo’

Para nadie resulta fácil la situación que todos es­tamos viviendo, las medidas sanitarias, la sana distancia, permanecer en casa, no ir a los centros comerciales y las otras estrategias restrictivas que debemos observar para detener los contagios de la enfermedad. Pero, además, vivimos en la época de la comunicación, lo que sucede del otro lado del mun­do, en el instante lo sabemos. Nadie duda de la enor­me riqueza y utilidad de las redes sociales y de los medios de comunicación; sin embargo existen per­sonas que los ocupan pare desinformar, para distor­sionar los hechos, para alarmar y crear pánico entre el pueblo de forma irresponsable.

De por sí, el panorama local e internacional que percibimos provoca alteraciones anímicas que nos hacen perder la tranquilidad, la armonía interior y afectan, incluso nuestras relaciones familiares. Si a esto le agregamos el bombardeo de noticias y videos que muchas veces son falsos o distorsionan la rea­lidad, entonces habrá personas que puedan enfer­marse, no precisamente del coronavirus, sino sufrir serios desordenes en su sistema nervioso.

En este contexto es sumamente importan­te el papel de la fe en Dios, porque si abrimos nues­tra ventana personal más allá de nosotros mismos, nos damos cuenta de que no estamos solos y que en el silencio de nuestro interior podemos escu­char una voz que nos dice “tú eras mi hijo(a) muy amado(a)” (Lc 3,15-16); “no tengas miedo, Yo estoy contigo” (Is 41,10). Esta voz que nos invita a la con­fianza, a no perder la paz y a continuar en este ca­mino de cuidado personal y de los demás, no es una ficción, porque la Palabra misma de Dios nos invita a creer y a despertar la esperanza de un mañana lle­no de luz y a sorprendernos por la transformación de nuestro mundo. Pero, además, también hemos de abrir bien los oídos para escuchar a la Madre y Seño­ra del Tepeyac que nos dice continuamente: “no te­mas ¿no estoy yo aquí que soy tu Madre?”

 

Te puede interesar