Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Vendedores de aguas frescas abrieron ayer; a un lado se observa exhibición de venta de ropa íntima.

No temen al Covid ni a las autoridades

Comercios no esenciales volvieron a abrir sus puertas en diversas zonas del centro de Villahermosa.

Ni la amenazante pandemia de Covid-19, ni los inspectores de Fiscalización y Normatividad de Centro, ni la Secretaría de Fi­nanzas han podido frenar a co­mercios no esenciales y mucho menos a los ambulantes que este lunes abrieron sus puestos en di­ferentes puntos de la zona Centro de la ciudad de Villahermosa.

Los vendedores se pasan por alto las indicaciones que se pu­sieron en marcha al declararse la Fase 3 para frenar el avance del coronavirus, decretada el 21 de abril por el Gobierno del Estado.

 

ZAPATOS Y MAQUILLAJE

Sin importar las restricciones, los vendedores ambulantes ofre­cen artículos de belleza, zapatos y ropa, de tal manera que se les ob­serva en las calles o siguen ope­rando en sus establecimientos a pesar de la baja demanda.

En un recorrido realizado en Los Portales, se observó que ven­dedores semifijos abrieron sus changarros y decidieron vender.

“No tenemos otra opción. Si no trabajamos, no comemos”, dijo en tono de molestia una de las comerciantes.

Más adelante en la calle Juárez, igualmente se encontra­ron puestos de frutas y de jugos comercializando comestibles.

“Nosotros vendemos alimen­tos, así que tenemos permitido trabajar”, refutó Carlos, un ven­dedor de aguas y frutas.

Pero no sólo los changarreros ignoran las restricciones, don Ál­varo Cuj, encargado del negocio “Nichc Izim”, dedicado a la venta de pesticidas, también ha abierto. Las autoridades de Salud le han dicho que no puede operar por no ser esencial, sin embargo, dice que está implementando la sana distancia y el gel antibacterial.