Conecta con nosotros
134 vistas -

Agua y Pantano

No se acabó el “estado de chueco”

Publicada

en

134 Visitas

Sin estado de derecho no hay desarrollo, no se puede aspirar a una mejor calidad de vida, a un acceso pleno a la justicia ni a las libertades.Si no hay estado de derecho, prevalece el estado de privilegios, donde reina la corrupción, la impunidad y el autoritarismo, que aplasta la democracia.

México arrastra una crisis de estado de derecho, a causa de múltiples factores, que ponen en peligro el orden y la convivencia pacífica, nuestro régimen democrático y de libertades.

El primero y más importante tiene que ver con la falta de cumplimiento de la ley. Lamentablemente vivimos en un país donde se ha vuelto relativamente fácil burlar las normas jurídicas.

Gastamos miles de millones de pesos en mantener legisladores y otros tantos miles de millones en contar con policías, fiscalías, juzgados y tribunales, pero la impunidad campea.

No se garantiza que quien infringe la ley sea castigado y que repare el daño causado; prevalecen los privilegios y así quien tiene poder y dinero puede abstraerse de las consecuencias generadas por la violación a las leyes.

Por ello conviene que exista un real y auténtico estado de derecho, donde fuera de discursos políticos y frases hechas para campañas nadie esté por encima de la ley y nada fuera de las normas.

Para construir ese ideal de régimen de estado, liberal y democrático, se requiere de la participación y compromiso de todos y cada uno de los que vivimos en este país. No es un asunto que competa solo al gobierno o a las autoridades. Hoy estamos lejos de vivir en un estado de derecho en México. En cuatro años nuestro país ha retrocedido en este indicador a nivel internacional, según World Justice Project.

El organismo advierte qué hay un debilitamiento de los contrapesos institucionales y un cierre del espacio cívico.Los sistemas de justicia penal, con todo y las grandes reformas, se han deteriorado y no hay avances en el combate a la corrupción.

Y si el país en general retrocedió en el Índice de Estado de Derecho, el estado de Tabasco tristemente va de mal en peor. El “estado de chueco” que no hace poco, en campaña, se ofreció abolir en toda república hoy está más vigente que nunca.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia