web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

No respires profundamente

Durante el confinamiento y las más di­versas modificaciones que hemos rea­lizado a nuestras actividades como consecuencia de las medidas de preven­ción del contagio y propagación del virus, es más común de lo que creemos experi­mentar varias veces al día cambios en el estado de animo, situación ante la cual lo primero que nos viene a la mente -o nos aconsejan- es respirar profundo.

Tenemos la creencia de que por me­dio de la respiración profunda obten­dremos mas oxígeno y ahí está el error.

Pero al realizar respiraciones profun­das cenado estamos estresados, lo que logramos es un desequilibrio entre el bióxido de carbono y oxigeno que deben haber en nuestro cuerpo de forma natu­ral y no cumplen ninguno con la función requerida. Para lograr una respiración que nos ayude a calmarnos de manera efectiva sigue los siguientes pasos.

  1. Respirar desde el abdomen y no desde el pecho.
  2. La cantidad de aire que inhalemos debe permitirnos sen­tirnos cómodos.
  3. Exhalar tan lento como nos sea cómodo.
  4. No apresurar la siguiente inhalación.
  5. Repetir los ejercicios anteriores de manera lenta y pausada por un aproximado de cinco veces.

Te puede interesar