web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Los pobladores piden que se rescate la zona arqueológica y se coloque un museo de sitio.

¡“No nos olviden”!: piden campesinos los incluyan en proyecto del Tren Maya

Señalan que en parcelas existen zonas arqueológicas que podrían incluirlas en el corredor turístico.

TENOSIQUE.- Un par de “pirámi­des” o zonas arqueológicas que se encuentran situadas en el interior del ejido “Crisóforo Chiñas” y que se emparejan con la zona arqueoló­gica de Panjalé, en la zona de Boca del Cerro, están a la espera de ser tomadas en cuenta dentro de los proyectos del Tren Maya, en la zona del ejido Boca del Cerro.

Lo anterior lo dio a conocer el delegado municipal del ejido “Cri­sóforo Chiñas”, Hilario Guzmán, quien pidió al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y coordinación del Proyecto Tren Maya en la zona que “No nos ol­viden. No nos dejen fuera. Hay mucho potencial que revivir de nuestros antecesores en esta zona” agregó la autoridad comunitaria.

“Este sitio está prácticamente sin nombre, porque cuando pasa­ron los arqueólogos del INAH sólo entraron con una marca que habían hecho con el GPS. Tenían la ubica­ción exacta de la pirámide” señaló Guzmán.

Precisó que la zona arqueoló­gica, está justo en la parcela de la escuela de “Crisóforo Chiñas” y es necesario darle realce al turismo, por ello, se debe vincular con los proyectos del ten maya y para todo lo que se avecina, “Es necesario que se descubran, aquí como ven con las palmas es buen lugar para que ven­gan. Ya viendo lo que se tiene ahí, se puede poner al lado un museo de sitio y los que vengan se den cuenta de nuestras culturas como son ma­yas o los olmecas”.

 

“ES AREA ARQUEOLÓGICA VIRGEN”

Por su parte, Sergio Antonio Reyes Ramos, abogado de profesión quien en esos momentos se encontraba por el sitio, destacó que a primera vista se ve que es un patrimonio cultural del estado que está: “sino abandono, virgen y habría que con­servarlo, aprovecharlo y que éstos generen ingresos a los lugareños que son los propietarios de las tie­rras en donde están ubicadas las arqueologías”. Señala que de nada serviría que se echara a volar el pro­yecto si no tienen ingresos los habi­tantes del arededor.