web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

¿No logras conciliar el sueño por la noche?

Hay diversos factores que pueden generar insomnio, como la herencia familiar o los malos hábitos.

Si usted despierta a mitad de la noche y no se puede volver a dormir o si duerme, pero despierta con sueño y eso afecta su rendimiento durante el día, usted sufre de insomnio.

“El insomnio es una queja subjetiva, es decir, no se pude medir, no hay nada que mida cuánto insomnio tiene alguien, sino que es cuando una persona siente que está durmiendo mal”, expuso Alejandro Nenclares Portocarrero, subdirector médico de Medicina Interna de Pfizer.

Un especialista apuntó que hay diversos factores que pueden generar insomnio, como la herencia familiar o los malos hábitos. “También lo precipitan recibir una mala noticia, experimentar estrés, abusar de sustancias, tener cambios de horario constantes o tener algún síntoma doloroso”, enumeró.

Asimismo, adquirir malos hábitos al tratar de corregir el insomnio puede provocar su perpetuación. El insomnio puede corregirse con éxito siguiendo algunas medidas simples y que a veces no se consideran cuando se tiene este malestar.

Debes poner atención a las siguientes recomendaciones:

Mantener un horario continuo

Uno de los principales problemas es ir a dormir cada vez a una hora. Es importante mantener un horario continuo, pues si tu cuerpo se acostumbra a dormir a una determinada hora, llegado el momento descansarás. La clave de llevar un horario es la melatonina, una hormona que participa en una gran variedad de procesos neurológicos como el control del sueño y cuyo déficit puede provocar insomnio y depresión.

Desconectar

El hecho de desconectar mentalmente de lo sucedido a lo largo del día es también importante. Muchas veces nuestra cabeza se centra en los problemas, en las cosas que nos quedan por hacer, o el estrés causado por exámenes. Para poder aislarse de estas inquietudes, podemos recurrir a una ducha relajante, a una cena ligera, apagar el móvil o simplemente a leer un poco antes de acostarse.

Respira lentamente

El pequeño hecho de respirar lentamente y concentrarte en el aire inspirado y expirado puede ser de gran ayuda. Técnicas como el 4-7-8 (inhalar cuatro segundos, mantener el aire siete y expirar ocho segundos) nos ayudarán a pausar nuestro ritmo cardíaco y eliminar la ansiedad.

Adiós cafeína

El hecho de no tomar ni café ni bebidas estimulantes horas antes del sueño es recomendable y airear bien la habitación ayudará al proceso de relajación.

Fuera medicamentos

Una práctica muy extendida es la de tomar medicamentos para lograr un buen descanso. Esto es peligroso, pues muchas veces es un problema que se puede solucionar sin recurrir a fármacos los cuales se necesitan de mayores dosis a lo largo de su consumo para conseguir los mismos efectos.

La infusiones de aliadas

Se puede recurrir al uso de plantas medicinales como la manzanilla, la valeriana, o infusiones mixtas destinadas a ayudar a conciliar el sueño. Hay plantas menos conocidas como la pasionaria, la melisa, la tila o la menta que pueden ser tomadas como infusiones o, si se prefiere, puede acudir a su farmacéutico. En las farmacias hay productos fitoterapéuticos con las cantidades estandarizadas de estas hierbas para asegurar un mejor rendimiento y una acción más duradera.

Estos son pequeños consejos que se pueden realizar fácilmente y nos permitirán evitar las largas noches de insomnio, ya sean por los calores del verano, por las preocupaciones del día a día o por la ansiedad de los exámenes.