Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Por la tarde de ayer los habitantes de Huapacal y La Chiribita retomaron su bloqueo.

No hubo acuerdo: Toman otra vez la vía corta

Retomaron el bloqueo a la autopista y otros puntos como el Bordo Izquierdo y la entrada principal a Huapacal, sector la Chiribitada.

CUNDUACÁN.- Sin solución se en­cuentra el bloqueo que pobladores de la ranchería Huapacal segunda sección de esta demarcación, inicia­ron la tarde de este lunes, en la auto­pista Cunduacán a la Isla, y vicever­sa, debido a que hasta el momento personal de la Secretaría del Bienes­tar se ha negado a atender la deman­da principal, que es ser incluidos en los apoyos de los 10 mil 500 pesos, por concepto de daños causados por las pasadas anegaciones.

A la manifestación se han unido habitantes de las comunidades de Huapacal primera sección, y su sec­tor La Chiribitada, los cuales asegu­ran que no fueron censados ni por personal del Ayuntamiento, ni los Servidores de la Nación.

 

ANTECEDENTE

Como se informó oportunamente, la tarde del pasado lunes, habitantes de la ranchería Huapacal segunda sección, se apostaron en ambos ca­rriles de la autopista Cunduacán a la Isla, con la finalidad de pedir que fueran censados por igual, ya que aseguran que una funcionaria municipal de nombre karent Sánchez solo eligió a sus allegados y a quie­nes ni siquiera se fueron al agua para recibir el vale de 10 mil 500 pe­sos, proveniente de la Secretaría del Bienestar.

 

LOS ENGAÑARON

La tarde de este martes, al no haber una solución al conflic­to, pues los habitantes incon­formes prácticamente fueron engañados, con el argumento de que personal de la Secretaría del Bienestar iría a la ranchería a ha­cer un nuevo censo, retomaron el bloqueo a la autopista y otros puntos como el bordo izquierdo y la entrada principal a Huapa­cal, sector la Chiribitada.

Al lugar de los hechos, llegó David Gomez Cerino, represen­tante de la Secretaría de Gober­nación, quien prácticamente les quiso vender el mismo cuento a los habitantes, ofreciendo una nueva mesa de diálogo, ahora en el Ayuntamiento de Cunduacán, pero los inconformes la recha­zaron, ya que calificaron el ofre­cimiento como una “tomada de pelo”.