Conecta con nosotros
9 vistas -

Agua y Pantano

No fue un sueño guajiro

Publicada

en

El 24 de diciembre de 2017 Andrés Manuel López Obrador visitó San Carlos, Macuspana, pueblo reconocido por él como “cuna del movimiento democrático” que estaba por convertirlo en presidente de México.

Ese día, la víspera de la Navidad, acudió en calidad de precandidato al arranque de la precampaña de Adán Augusto López Hernández por la gubernatura de Tabasco. El deportivo del pueblo lució completamente lleno, ni parecía 24.

Tras finalizar su discurso, habló a los medios. Se paró en el primer escalón para bajar del templete y respondió a todos, a enviados y reporteros locales. – ¿No es un sueño guajiro lo de la refinería? En el sexenio de Calderón no se hizo nada, quedó en una barda, inquirió el reportero de esta columna. -Sí, pero no soy Calderón, no soy Peña, soltó de inmediato.

-Pero se requieren muchos recursos para la construcción…

-No, no, no…sí se requieren, pero hay recursos. Si se termina el bandidaje oficial, si se termina la corrupción, se van a liberar muchos fondos y nos va a alcanzar para hacer dos grandes refinerías, una en Campeche, en Atasta, Campeche y otra en Dos Bocas, Paraíso, Tabasco, dos grandes nuevas refinerías y también vamos a rehabilitar las refinerías existentes”.

Días después, en la villa Tamulté de las Sabanas, Centro, López Obrador repitió que serían dos refinerías las que iba a construir su gobierno. Ya en campaña ajustó y el proyecto quedó en una sola planta.

-¿No va a quedar esto en un engaño, instalar una refinería en Dos Bocas?, insistió esa tarde de 24 de diciembre este reportero.

-Cuando Calderón anunció que iba a construir una nueva refinería en Tula, Hidalgo, acabo de pasar ayer por los terrenos que quedaron abandonados, apenas lo había anunciado dije de que no iba a terminar ni la barda… y así sucedió. Nada más, le aclaro: que yo no soy Calderón, yo estoy acostumbrado a cumplir mis compromisos. Ni soy Calderón ni soy Peña. Yo soy Andrés Manuel López Obrador, originario de Tepetitán, Macuspana, Tabasco, México…

Enseguida volteó y sonrió. Hoy López Obrador inaugurará la refinería que comprometió. Se requerirá todavía de un año para echarla a andar.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia