Conecta con nosotros

Tabasco

No encuentra Pemex donde está la fuga

Evalúan las posibles causas del derrame, pero aun localizan el daño en la tubería.

Publicada

en

178 Visitas

A cuatro días que fuera reportada, Pemex no ha podido localizar el tramo de tubería por el que, según sus estimaciones, se derramaron más de 76 metros cúbicos de aceite y agua la mañana del martes, que contaminaron pastizales y por lo menos cinco ríos de Tabasco y Chiapas.

De acuerdo con el parte rendido por la empresa petrolera, tuvieron conocimiento de la fuga a las 7:00 am del martes, y 30 minutos después ya habían logrado suspender la operación del oleoducto de 12 pulgadas, que es parte de la batería de separación ubicada en Platanar Bajo, segunda sección, en Pichucalco, Chiapas.

Se trata de un ducto que no se usa de forma continua; “se utiliza de forma esporádica para bombear agua con aceite. Son producciones muy bajas qué hay en esa zona”, explicó el director de la empresa petrolera, Octavio Romero Oropeza.

Dijo que mediante la instalación de barreras oleofílicas se confinó la propagación del crudo en el arroyo Prieto, del cual hasta ayer se habían recuperado unos 60 metros cúbicos de la sustancia aceitosa.

Eso no evitó, sin embargo, los escurrimientos que impactaron a la actividad pesquera en los ríos Platanar, Poconó y Mezcalapa; mientras que en la planicie se ocasionó un paro de emergencia en por lo menos cinco plantas potabilizadoras que abastece de agua a 700 mil tabasqueños.

NO LLEGÓ A LAS PLANTAS

A decir de Romero Oropeza, el hidrocarburo no logró llegar a las áreas de captación de las plantas, mismas que como medida de prevención, fueron recubiertas con barreras oleofílicas. “El aceite llegó hasta 100 metros antes de la compuerta de El Macayo, ya de manera muy poca, porque ya se había recuperado”, dijo el funcionario, quien insistió en que se actuó de forma oportuna, versión que discrepa con la de los pobladores de la zona.

El alcalde de Pichucalco, Andrés Carballo, se quejó que la petrolera no había atendido los reportes sobre esta fuga que se entregaron tres días antes, cuando la gente empezó a percibir un intenso olor a hidrocarburo. También criticó el reducido número de personal y equipo con que se estaba intentando recolectar el crudo.

Ayer viernes Romero Oropeza presentó en conferencia el parte de Pemex y aunque dijo que no hay elementos para suponer que el problema fue causado por un acto vandálico, no lo descartó y hasta advirtió que podrían interponer una denuncia penal.

Comentó que se está haciendo la evaluación para identificar qué ocasionó la fuga. “Estamos haciendo todo el análisis causa-raíz. Ahorita no está funcionando, estamos haciendo la revisión con buzos y posteriormente le vamos a inyectar nitrógeno, para detectar dónde está la fuga, porque no está definido en qué lugar exactamente; son aguas pantanosas y turbias y estamos con buzos, pero ahora sí que ni con visores se ve bien”.

El próximo lunes Pemex ofreció dar a conocer los resultados de la evaluación que realiza.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia