web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

‘No creía en el Covid, pensé que todo era una invención’: Erika Preciado

“Estoy consciente de la oportunidad que tengo de poder seguir teniendo vida, que me permite estar aquí con mi familia y lamento no haberme despedido de las personas que se fueron”.

CDMX. Ya nada volverá a ser igual para Erika Preciado Sánchez, con­ductora del programa ‘Hablemos de Derechos’, en la radiodifusora ‘Ra­diante Latina’, quien se siente afor­tunada de ser una sobreviviente del Covid-19, que además, le ha dejado una gran enseñanza de vida.

En entrevista con Grupo Cantón, Erika nos narra que vivió muchos momentos de tristeza al saber que varios de sus amigos ingresaron al hospital por coronavirus, no pudie­ron superarlo y salieron en cenizas.

 

—¿Pudiste despedirte de tus ami­gos?

Lamentablemente no. No los alcancé, porque muchos de mis amigos eran cantantes y entraron a un hospital y después les dieron sus cenizas a sus familiares.

 

—Cuando escuchas Covid-19, ¿qué es lo primero que te llega a la mente?

Lo primero que me llega es que es una enfermedad que padecí y que estuve a punto de morir. Ahora estoy agradecida con la vida, porque estoy aquí para echarle ganas.

El coronavirus me llevó a tener conciencia de cuidar a otras perso­nas, de reflexionar de que si somos portadores del virus cuidemos a la gente y que nos cuidemos nosotros.

 

—¿Tuviste depresión?

Puedo decir que tuve una gran tristeza por la sintomatología que tenía. Lloraba de impotencia de no poder hacer nada, de estar mal todo el tiempo.

Cuando nos damos cuenta de lo que ocurre realmente con esta en­fermedad, me da una tristeza horri­ble, pero a la vez estoy consciente de la oportunidad que tengo de poder seguir teniendo vida, que me permi­te estar aquí con mi familia, con mis amigos con mi gente y lamento no haberme despedido de las personas que se fueron.

 

–¿Cómo te diste cuenta que te­nías Covid-19?

Al principio empecé teniendo diarrea y dolor de estómago de una forma horrible, pensé que era una infección estomacal y en­tonces fui al médico, le dije los síntomas que tenía y me mandó medicamento para la diarrea.

A los tres días, me empecé a sentir mejor, pero después de tres días de que se me había qui­tado la diarrea, comencé a tener una gripa muy fuerte y tomé me­dicamentos para ello.

Sin embargo, no me hacían efecto y ahora comencé a sentir un dolor muy raro de huesos. Acudí al médico, le expuse que mis síntomas ahora eran dolor de huesos y tos muy seca.

La doctora que me revisó me dijo que tenía una fuerte infec­ción y que ésta se me había baja­do al estómago y me recetó me­dicamento. Pero nada ocurrió, me sentía cada día más mal y ahora me faltaba la respiración. Decidí ir a otro médico particu­lar y él me dice que tengo sínto­mas de Covid-19.

 

—Cuando te diagnostican el Covid-19, ¿cómo reaccionas­te?

Cuando escuché la palabra Covid-19, la verdad sinceramen­te yo no creía en el coronavirus, yo decía que eso no existe y era una invención del gobierno.

Pero cuando el doctor me dio el diagnóstico, lo primero que pensé: “está loco, yo no creo que ten­ga eso” y me negué a creerlo.

Entonces fui con otro médico, me dio el mismo diagnóstico y me dijo que me tenía que hacer unos estudios para ver si era positivo o negativo, pero en un hospital par­ticular el examen costaba entre 12 y 13 mil pesos el estudio y yo decidí no ir al hospital porque tenía miedo. Preferí enfrentarlo en mi casa.

Sin embargo, los síntomas eran horribles y desde que tengo uso de razón, jamás había sentido este tipo de dolor de cabeza, de huesos, tem­peratura, dificultad para respirar. Jamás me había sentido tan mal.

Con la falta de aire era un gran esfuerzo, me paraba de mi recámara al baño y era como si yo hubiera co­rrido unos tres kilómetros.

 

—¿Que cambió en ti después del Covid?

Mi vida cambio. Lo digo de ver­dad, yo pensé que iba a morir porque además, no fui la única en mi familia, también le dio a mi mamá, a una de mis tías y a dos de mis primas. Las tres nos estuvimos medicando y así es como salimos adelante.

Hoy estoy aquí con mi familia, con mis amigos, con mi gente na­rrando esta experiencia.