Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Ningún país lleva bien la cuenta del COVID

Ante el hecho que el COVID es un nuevo virus y apenas se están haciendo estudios de su sintomatología, similar pero no idéntica a la influenza, es normal que haya un subregistro de casos y muertes. De entrada, resulta que la gran mayoría de personas infectadas con el COVID no se hacen la prueba, por lo cual hay una enorme cifra negra de casos. Así, hay variados métodos para estimar los casos reales como la vigilancia Centinela o el modelo SIR, y aunque sus predicciones varían entre ellas, todas coinciden que el número de infectados son mucho mayor que los casos confirmados en todos los países.

En el caso de muertes también hay un sub-registro, tal vez no tan grande, pero que sí es relevante. Ello es así porque en ocasiones pacientes mueren con sintomatología del COVID pero como las pruebas tardan hasta varios días para procesarse, o no se hacen a tiempo y los cuerpos se incineran, entonces no queda confirmado que su muerte se dio o no por el virus. Ante ello, algunos países han empezado a adoptar métodos alternos para decidir si un paciente murió por el COVID a través de páneles científicos, que deliberarían caso por caso a los fallecidos sin prueba de diagnóstico. Esto se va a empezar a implementar en la CDMX y seguramente en otros estados, y de esta manera se actualizarían los datos. En China esto ya sucedió hace poco, así como en EU y Europa. Pero aún así, todavía seguirá habiendo subregistro porque no todos los que murieron por el COVID estuvieron hospitalizados. Algunos murieron en sus casas.

Todas estas complicaciones para llevar el conteo eventualmente se subsanarán cuando se realicen amplias pruebas serológicas y se lleguen a modelos matemáticos más precisos del COVID en los próximos meses. Es perverso señalar que el gobierno de la 4T oculta las cifras por una cuestión de imagen pública, cuando en realidad lidian ante los estragos de un virus desconocido. Hasta ahora, AMLO y Gatell han sido transparentes en los datos, que aunque no son infalibles, sí logran pintar un panorama del paso de la epidemia del COVID en nuestro país.

Te puede interesar

Advertisement